Mostrando entradas con la etiqueta clásicos españoles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta clásicos españoles. Mostrar todas las entradas

25 mar. 2016

Mona de Pascua

Mona de Pascua


Parece que el 2016 está siendo el año de las primeras veces. Este fue el primer año que hice un Roscón de Reyes,  y este es el primer hago que preparo una Mona de Pascua.

Y como ya he comentado en otras ocasiones, cada año se me hace más difícil hacer una receta que no haya hecho ya para estos días tan señalados. Mis recetas de los años anteriores han sido variadas, tenemos los Pollitos de Pascua que son unos cupcakes de limón decorados caras de pollito, un Bunny Swiss Roll, que es un brazo de gitano la mar de Kawaii o un poco más clásico un Arroz al chocolate en huevo de Pascua.

Dándole vueltas al asunto, pensando en galletas, bombones, huevos, etc, me dije a mi misma: oye, y ¿por qué no una mona?, una mona como las que me regalaban mis padrinos cuando yo era pequeña. Así que me fui a investigar en mi pequeña biblioteca culinaria y encontré una receta de la ya desaparecida revista "My Lovely Food".

Es una mona muy sencilla, el bizcocho, el relleno y la cobertura son la misma de la receta, pero he variado su decoración, ellos decoran con fondant, y yo he hecho un huevo sorpresa.

Propongo hacer nuestro huevo sorpresa con anterioridad, al menos un día antes, así lo tendremos listo para cuando tengamos que decorar nuestra mona.

Para el huevo necesitamos:

  • 100 grs de chocolate negro
  • caramelos, lacasitos, nubes...
  • nonpareils
  • molde de huevo, no muy grande, tamaño Kinder
  • pincel
Primero vamos a temperar el chocolate, lo derretimos hasta que llegue a una temperatura de 45-50ºC, llevamos la mitad del chocolate en un mármol frío y trabajamos hasta que llegue a unos 28º-29ºC, y volvemos a colocar esa mitad de chocolate en la otra más caliente y removemos hasta que llegue a 31-33ºC.

Ponemos unas cucharadas en los moldes de chocolate y repartimos bien por todo el molde, le damos la vuelta y dejamos que se escurra un poco sobre el bol, luego, con la ayuda de una espátula, limpiamos los perfiles. Dejamos boca abajo sobre un papel de horno.


como hacer un huevo de pascua



Dejamos que se enfríe unos 10 minutos, y repetimos la acción, para que las paredes del huevo queden más gruesas.

Una vez frio del todo, lo sacamos con cuidado y con una puntilla vamos limando las rugosidades de los perfiles. En la mitad del huevo colocamos los caramelos, y con la ayuda de un pincel, ponemos chocolate derretido en los perfiles. Pegamos la otra mitad encima.





Hay veces que al cerrar los huevos los perfiles no nos quedan muy rectos que digamos, pero para eso también hay una solución. Colocamos en un platito nonpareils, y pintamos con chocolate derretido la linea de unión de las dos mitades. Cogemos el huevo y vamos rebozándolo con los nonpareils, así no se notarán los defectos.




Ahora ya tenemos listo nuestro huevo de Pascua. Vamos a por la Mona.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 6 huevos
  • 150 grs de azúcar
  • 150 grs de harina
  • la ralladura de 1 limón
  • 1 cdta de levadura
Precalentamos el horno a 180ºC. Separamos las claras de las yemas.

En un bol batimos bien las yemas con el azúcar unos 5 minutos, hasta que doble su volumen.

Batimos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla de las yemas con una espátula de silicona de manera envolvente para que no se desmonte la mezcla.

Tamizamos el harina y la levadura y añadimos la ralladura de limón. Incorporamos la mezcla del mismo modo, suave y con movimientos envolventes. Seguimos hasta que no quede ningún grumo de harina.

Engrasamos un molde de unos 18 cm. Horneamos entre 35-40 minutos o que al pinchar con un palillo este nos salga limpio. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío, lo cortamos por la mitad.


Ingredientes para la yema:

  • 5 huevos grandes
  • 360 grs de azúcar
  • 35 grs de maicena
  • 180 ml de agua mineral
Batimos los huevos enérgicamente y le añadimos el agua mineral. Una vez mezclado, lo pasamos por un colador fino y desechamos la espuma que puede haber surgido de batirlos con varillas.
Mezclamos el azúcar con la maicena e incorporamos a los huevos, sin que quede ningún grumo.

Colocamos la mezcla en un cazo a fuego lento hasta que adquiera el espesor deseado. Una vez listo, dejamos enfriar sobre una superficie fría como el mármol de la cocina. Este proceso es importante ya que evitamos que la yema se oxide y coja un tono verdoso. Una vez frío, lo tapamos con film y dejamos que se enfríe del todo en la nevera

Ingredientes para el ganache:

  • 125m  de nata
  • 125 grs de chocolate negro
Ponemos en un cazo a hervir la nata y echamos el chocolate a trozos. Movemos hasta que se deshaga del todo. Dejamos templar.

Decoración:

  • huevo de chocolate de Pascua (el que hemos hecho antes)
  • almendra crocante
  • plumas, pollitos, muñecos, etc.
Tenemos nuestra base de bizcocho cortada por la mitad. Rellenamos la mitad con el ganache de chocolate y tapamos con la otra mitad. Cubrimos con la yema el bizcocho y también por los laterales. Si queremos, podemos tostar la yema de la superficie con un soplete, a mi me encanta. Con la ayuda de una espátula o cuchara colocamos la almendra crocante por los laterales. Ponemos encima nuestro huevo y las decoraciones elegidas.







6 ene. 2016

Mi primer Roscón de Reyes

Roscón de reyes


Llevaba ya un par de años con ganas de hacer un roscón de reyes, pero por unas cosas y otras, acababan las fiestas y al final nada, otro año que había pasado sin hacer el roscón.

Este año, cuando me planifiqué las recetas navideñas, lo primero que apunté fue el roscón. Me daba igual no hacer otras recetas, el roscón este año tenía prioridad.

Si soy sincera, me daba un poco de respeto hacerlo. Me daba miedo que quedara un churro, y perder el tiempo y la ilusión, pero fui valiente y compré todos los ingredientes y decoraciones para ponerme manos a la obra.

He cometido algunos pequeños errores (nada que no pueda solucionar el próximo año), y gracias a eso, os puedo dar unos consejos para que no os pase como a mi.

La receta es de Ibán Yarza, una receta muy sencilla y está muy bien explicada, hacerlo es más fácil de lo que pensaba. La saqué del libro "Pan Casero", del que hablé en un post.

Primero tenemos que hacer una madre de levadura, que recomiendo hacerla un día antes.

Ingredientes madre de levadura :

  • 90 grs de harina 
  • 50 grs de leche
  • levadura 2 grs si es fresca y 0,7grs si es seca
Aquí yo utilicé harina de fuerza, así que tuve que echar más líquido para que no quedara una madre muy seca. Pero si utilizamos harina normal no tendría que pasar, si pasase, añadimos un poco más de leche.

Disolvemos la levadura en la leche, incorporamos la harina y amasamos un par de minutos, hasta conseguir una bola de masa homogénea que no sea seca. La introducimos en la nevera en un bote hermético y la dejamos toda la noche.

También recomiendo hacer la leche infusionada la noche anterior.


Ingredientes leche aromatizada :

  • 120 grs de leche
  • corteza de naranja
  • una rama de canela
  • 2 cdas de agua de azahar
  • 2 o 3 cdas de ron
Hervimos la leche con la rama de canela y la corteza de naranja durante 5 minutos y dejarlo infusionar toda la noche.

Al hervir la leche, una parte se habrá evaporado. Justo antes de mezclar en la masa, retiramos la canela y la corteza de naranja, añadimos el ron y el agua de azahar y si aún nos falta algo de líquido para completar los 120 grs, añadimos agua, no más agua de azahar por que tendrá un sabor demasiado fuerte.

Al día siguiente, saca la madre de la nevera; estará esponjosa y aromática. Ahora la tenemos que mezclar con el resto de los siguientes ingredientes.

Ingredientes masa:

  • 340 grs de harina de fuerza
  • 2 huevos
  • 80 grs de azúcar
  • 15 grs de levadura fresca
  • 5 grs de sal
  • 60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • ralladura de limón
En un bol ponemos ponemos el harina, cogemos la madre de levadura y se la agregamos a la harina a pellizcos. Echamos el azúcar, la sal, la levadura, la ralladura de limón y los huevos. Por último la leche aromatizada, pero no toda, ya que es mejor ir añadiendo si nos quedamos sin líquido, que no añadir harina. Queremos una masa que se adhiera un poco nada más mezclarla. Antes de amasarla, la podemos dejar 10 minutos y ya no se pegará tanto. Amasamos durante 5 minutos, plegando la masa sobre si misma y haciéndola rodar por la mesa. Ahora agregamos la mantequilla en dados, blanda pero no derretida. Mezclamos todo apretando y arrastrando la masa y la mantequilla entre los dedos hasta que se incorpore. La masa al principio estará bastante pegajosa, pero si seguimos amasando unos 10 minutos, volverá a ser una masa firme.

Dejamos fermentar la masa en un bol entre 1 hora y hora y media, hasta que doble el volumen.



Una vez fermentada, la pasamos a la mesa y la desgasamos apretándola con las manos. Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar tapada para que se relaje, unos 15 minutos antes de formarla. Si la intentásemos formar ahora se desgarraría.

Usamos un poco de harina para formar la masa sin que se pegue. Pinchamos con un par de dedos el centro de la bola de masa hasta tocar la mesa. Empezamos a ensanchar el agujero hasta que se pueda meter la otra mano. Ahora la estiramos suave y homogéneamente hasta que quede una rosca grande. Colocamos el roscón en una bandeja con un papel de horno. La podemos dejar reposar cinco minutos para poder hacer rectificaciones. Este es el momento de esconder el haba y la sorpresa en la base de la masa, apretando bien y sellando el agujero, cuando crezca con la fermentación no se verá.



Pincelamos la masa con huevo nada más formarla y dejamos que fermente una hora y media para que doble su volumen. La volvemos a pincelar con huevo y lo decoramos con fruta confitada, almendras, azúcar perlado, etc. Lo horneamos a 190º unos 20-25 minutos.



Lo podemos tomar así, o podemos rellenarlo con crema, con trufa o como en nuestro caso, nata montada. Le colocamos nuestra corona y la leyenda del rosco. ¡Vamos, que va a parecer salido de una pastelería!!!






8 nov. 2015

Chipirones rellenos con quinoa

chipirones rellenos con quinoa


Uno de mis platos preferidos que hace de mi madre, son los calamares rellenos. Me chiflan, y a veces cuando me pregunta, ¿que hago para comer?, le digo eso.

Y mirad, nunca me había puesto yo a hacer unos en casa, llamarlo pereza, llamarlo odio el olor a pescadería, o qué sé yo.

Ya era hora que de coger los machos e intentar hacerlos, pero yo los he hecho en versión mini, y en vez de carne llevan jamoncete serrano. Otro toque que le he dado ha sido la salsa de tinta negra, que me encanta e introducir la quinoa uno de los cereales con más propiedades tónicas y reconstituyentes, tiene bastante contenido en calcio y hierro y no contiene gluten.


Ingredientes para 2 personas:

  • 12 chipirones o calamares pequeños
  • 2 sobres de tinta
  • 1 cebolla y media
  • 75 grs de jamón serrano
  • 1 huevo
  • 3 dientes de ajo
  • 2 tomates
  • medio pimiento verde
  • 1 taza de quinoa
  • 2 tazas de caldo de ave
  • perejil
Cocemos el huevo en un cazo durante 10 minutos. Lo dejamos enfriar, los pelamos, picamos finamente y reservamos.

Limpiamos bien los chipirones. Separamos las aletas y los tentáculos y reservamos todo.

Ponemos unos 250 ml de agua en un vaso, e introducimos los sobres de tinta. Con una cuchara lo removemos todo bien hasta que la tinta se deshaga por completo. Reservamos.

Para hacer el relleno, pelamos y picamos dos ajos y los doramos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Pelamos y picamos una cebolla pequeña, la añadimos a la sartén y dejamos que se poche. Sazonar. Añadir el jamón finamente picado, rehogar y añadir los tentáculos y las aletas troceadas. Seguimos rehogando. Agregamos los huevos cocidos, salteamos el conjunto para que se mezcle bien y dejamos templar.

Rellenamos los chipirones hasta la mitad o 3/4,ya que luego al freirlos encogerán y se puede salir el relleno. los cerramos con un palillo y los freímos en una sartén con un chorrito de aceite. Los colocamos en una cazuela ancha y los reservamos.



Para hacer la salsa, pelamos y cortamos en láminas el ajo sobrante y lo doramos en una sartén con un chorrito de aceite. Picamos la  media cebolla y el medio pimiento verde, añadimos a la cazuela y dejamos pocha. Sazonar. Agregamos los tomates picados. Añadimos la tinta que habíamos reservado, mezclar y dejar  cocinar a fuego moderado durante unos 20 minutos. Trituramos la salsa con la batidora y la vertemos en la cazuela con los chipirones, dejamos cocinar a fuego suave durante unos 25 minutos. Si vemos que nos quedamos sin salsa le podemos añadir un poco de agua.

Para hacer la quinoa, la lavamos bien y la ponemos en un cazo con el caldo. Dejamos que hierva durante unos 10 minutos, la quinoa habrá absorbido el caldo. Agregamos el perejil picado y mezclamos bien.

Para emplatar, colocamos la quinoa en el plato con un molde o con la ayuda de una cuchara,  colocamos encima los chipirones y los bañamos con la salsa.





21 ago. 2015

Flan de chocolate blanco y especies

flan de chocolate blanco y especias

Los flanes son uno de los dulces clásicos de nuestra repostería. Es un postre que entra muy bien en el veranillo, por que aunque se cuecen en el horno los comemos fresquitos de la nevera.

El flan es postre muy diverso, podemos jugar con él con un montón de ingredientes y transformarlo de mil maneras con mil sabores y diferentes ingredientes.

Mi flan más famoso es el flan de turrón que hago casi cada Navidad, pero lo hago de una manera más sencilla utilizando flan de sobre. Así que esta es la primera vez que hago un flan de la manera tradicional.

La receta que os voy a presentar la he adaptado del nº 11 de la revista Postres Lecturas. Me llamó mucho la atención esta receta por la utilización de las especies, me chiflan las especies en cualquier receta, así que no me pude resistir hacerla.

Ingredientes para 4 personas:

  • 50 g de azúcar
  • 400 ml de leche
  • 3 huevos
  • 1 vaina de vainilla
  • 2 anises estrellados
  • mezcla de pimientas
  • 1 rama de canela
  • 180 gr de chocolate blanco
  • unas galletitas de coco, almendras, jengibre...
Ponemos en un cazo el azúcar, añadimos unas gotas de agua y cocemos a fuego suave hasta obtener un caramelo rubio. Lo distribuimos en cuatro flaneras, en las bases y repartirlo por la paredes.


En un cazo ponemos la leche, el anis, la vainilla abierta con la semillas y la vaina, la mezcla de las pimientas y la rama de canela. Dejamos infusionar un poco hasta que la leche tenga ese sabor de especies. Apartamos del fuego y colamos la leche. Volvemos a poner la leche en el fuego hasta que rompa a hervir. Retiramos, añadimos el chocolate troceado y removemos hasta que se funda.

En otro bol cascamos y batimos los huevos, echamos poco a poco la leche infusionada y batimos con los huevos, hasta obtener una crema,

Repartir la crema en las flaneras y cocer 25-30 minutos al baño María ( ponemos agua caliente en una fuente grande y dentro de ella los moldes), con el horno precalentado a 170 ºC. Retirar y dejar enfriar. Desmoldar los flanes en platos de molde y servirlos acompañados de galletitas. Yo he escogido las de jengibre que le dan un delicioso contraste.




16 abr. 2015

Pan de Sant Jordi

Pan de Sant Jordi




Sant Jordi es por excelencia el patrón de los enamorados en Cataluña. Cada 23 de abril y coincidiendo con el día del libro, nosotros celebramos esta tradición, que consiste en que el hombre regala una rosa a la mujer, y la mujer regala una libro a su amado. Pero, ¿queréis saber de donde nace la historia?




Se dice que hace mucho, mucho tiempo, el pueblo de Montblanc fue devastado por un temible dragón. En el pueblo sólo reinaba el terror, por eso los habitantes de Montblanc pensaron en darle al dragón una persona cada día, como sacrificio.

Así que después de una larga discusión, los aldeanos decidieron sortear quien iba a acabar en el estómago del dragón.

Pero un día, la mala suerte llegó, y la hija del rey fue escogida para ser devorada por el dragón. El rey, afligido, no tuvo otro remedio que aceptarlo, si era su turno tendría que aceptarlo.

Así fue como la doncella, salió de su castillo para encontrarse con la bestia, mientras todo el pueblo la miraba desconsolado. Pero mientras la princesa se dirigía hacia su sacrificio, un joven caballero, con una brillante armadura, montado sobre un caballo blanco, hizo acto de presencia.

El joven le dijo a la doncella:

-No sufras, joven doncella. He venido desde muy lejos, para protegerte y liberarte a ti y a tu pueblo de la bestia.

En ese mismo momento, surgió de la nada el dragón. Empezó una intensa batalla, hasta que el caballero le clavó su lanza, y lo mató. De la sangre que brotó, surgió un rosal, con rosas rojas, las más bonitas que nadie había visto nunca. El joven cortó una y se la regaló a la princesa en muestra de su amor.


¿Os ha gustado? ¿A que es una historia preciosa?

Yo siempre rompo la tradición y nunca dejo que me regalen rosas, jejeje, ¿que le vamos a hacer, si prefiero los libros? Por que los libros son para siempre, y debemos fomentar la lectura.

Y sin más remilgos, os dejo con esta receta tan fácil, del ya tradicional "Pan de Sant Jordi". La receta es una adaptación de esta otra de Miguel López Iturriaga del blog gastronómico " El Comidista."

Ingredientes:

  • 500 grs de harina de fuerza
  • 350 grs de agua templada
  • 7 grs del levadura seca
  • 1 cdta de sal
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 100 grs de sobrasada
  • 100 grs de queso emmental rallado 
  • 40 grs de nueces picadas.

Lo primero que vamos a hacer es la masa. La podemos hacer a mano o con la amasadora y el accesorio gancho, como he hecho yo.

Desliamos la levadura con la mitad del agua. En el bol de la amasadora colocamos la harina y hacemos un hueco en el centro donde echaremos el agua, el agua con levadura, el aceite y la sal. Lo amasaremos todo hasta que la masa se despegue de las paredes.

Enharinamos una superficie, y amasamos bien para que la masa quede más elástica. Dividimos la masa en tres partes, cada parte será un poco más grande, ya que necesitaremos 4 tiras de masa con sobrasada, 3 tiras de masa con queso y 2 de masa con nueces (representan el escudo)

Yo pesé mi masa y hacía más o menos poco más de 800 grs, por lo que dejé unos 200 para la de nueces, 260 para la de queso y el resto la de sobrasada ( pero todo esto a ojo, más o menos calculando)





Cogemos cada masa y la mezclamos con el ingrediente que le toca y amasamos cada pieza hasta que se integren los ingredientes en toda su totalidad.




Engrasamos un molde cuadrado o rectangular. Vamos colocando las tiras de las masas, formando la bandera catalana, de tal forma que las tiras de nueces serán los laterales, e iremos intercalando las de sobrasada y queso de esta forma.






Dejamos fermentar una hora, y mientras calentamos el horno a 180ºC. Cuando pase el tiempo, metemos el molde en el horno y colocamos una bandeja metálica debajo  donde echaremos un vaso de agua, para que en el horno haya vapor y el pan suba mejor mientras se está horneando. Hornearemos entre 40-45 minutos, cuando veamos que ya se está ligeramente dorando por encima, es que estará listo.

Sacamos del horno, dejamos que pase unos minutos para poder desmoldar y lo colocamos sobre una rejilla para que se enfríe del todo. Y una vez frío, podemos servir. Es un buen acompañamiento para cualquier embutido, incluso es delicioso tomarlo sólo.








Yo también tengo a mi propio dragón, bueno más bien parece una vaquilla. No come personas, aún, pero yo si que me lo comería a él.








22 dic. 2014

Turrón de yema casero a la naranja


turrón de yema casero


No hay dulce navideño que más me guste que un buen turrón casero, y ya ni que decir si es de yema. Cuando era más joven trabajaba en una panadería, y un año me regalaron una panera llena de sus productos. Entre ellos había un turrón de yema. Yo sólo había probado los industriales, y cuando probé ese fue una explosión de placer en mi boca , mmm...

Este año me propuse hacer uno yo. Así que me compré unos moldes adecuados para ello, y mi sorpresa fue que en la caja estaba la receta. ¡Que bien!

Se veía la mar de sencilla, así que me animé a hacerla. Como me había sobrado un poco de naranja confitada de la receta del Panettone, pensé en darle un toque diferente, y la incorporé al turrón. Así que con otros pequeños cambios en la receta, me salió un turrón de yema a la naranja.

Aquí lo tenéis:

Ingredientes:(sale una barra y un poco más)

  • 250 gr de almendras molidas
  • La ralladura de media naranja
  • 125 grs de azúcar
  • 40 grs de agua
  • 3 yemas de huevo
  • una pizca de canela en polvo
  • un puñadito de naranja confitada

En un bol, ponemos la canela, la ralladura de naranja, las yemas y reservamos.

En un cazo calentamos el agua con el azúcar a fuego alto hasta que llegue a los 115ºC (que es el llamado almíbar bola blanda), y apartamos del fuego.

Batimos con las varillas la mezcla de las yemas, y añadimos poco a poco el almíbar. Seguimos batiendo hasta que la mezcla se temple, unos cuatro minutos.

Ahora cambiamos las varillas por la pala, y echamos la almendra molida (previamente tamizada) y seguimos batiendo. Añadimos la naranja confitada y mezclamos hasta que esté bien incorporada.

Ponemos la mezcla en el molde, aplastamos bien para que se reparta la masa uniformemente y colocamos un papel de horno encima, y sobre este unos pesos. Dejamos que se endurezca durante unas 10 horas.

Echamos un poco de azúcar sobre el turrón y quemamos con soplete o hierro de quemar



  • NOTA:Si el molde tiene dibujos y echamos mucha azúcar no se verán al quemarlos, así que tenemos que poner sólo una pequeña capa.

El turrón pasadas 10 horas

Recién sacado del molde y una vez quemado







Os voy a enseñar una idea. Me sobró un trocito de turrón que puse en otro molde liso, y con cortador de abeto hice unas formas. Ahora parecen mazapanes, y son perfectos para regalar.

¡Mirad que monos!




21 nov. 2014

Rosquillas a la naranja

Rosquillas a la naranja



Hoy estoy muy contenta, y es que a partir de hoy ya puedo ver tooooodos los programas de cocina que hay, gracias a la TV por cable. Me voy a hinchar de ver  talents shows existentes, repetidos y los que tienen que venir. Además claro, de  programas de cocina que nunca he podido y que ansiaba por ver. Voy a aprender un montón, y lo mejor, lo voy a compartir con todos vosotros.

Y cambiando de tema, el otro día os hablé de la revista My Lovely Food, hoy, os voy a enseñar una revista que tal vez muchos de vosotros ya la conozca, pero también creo que merece una mención. Estoy hablando de Lecturas postres.

Cada tres meses llega a mi buzón, cargada de recetas deliciosas. Recetas con chocolate, técnicas de repostería, tartas, clásicos, cupcakes, galletas, postres rápidos, etc. Además, tiene un apartado del producto de la temporada, y esta vez le ha tocado a la naranja.

En otoño comienza la cosecha de  de esta fruta. Es una buena aliada de nuestra salud por su vitamina C, fibra, nos previenen de las infecciones y son diuréticas y desintoxicantes . Dan mucho juego en la cocina, tanto para platos dulces como salados, por ejemplo en las ensaladas quedan de muerte.

La revista nos deja varias recetas con este ingrediente. Yo he escogido unas rosquillas a la naranja, que son un clásico de nuestra repostería.

He hecho unos pequeños cambios en la receta, ya que no tenía anís dulce y lo he sustituido por aroma de anís.

Ingredientes:

  • 500 grs de harina
  • 2 huevos
  • 50 grs de azúcar
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 2 naranjas
  • 1 cucharadita de aroma de anís (o copita de anís dulce)
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • azúcar glas
  • Ralladura de una naranja
  • Aceite de girasol

Primeros exprimimos las naranjas y colamos el zumo. Cascamos los huevos en un cuenco, añadimos el azúcar y los batimos con las varillas eléctricas. Agregamos el aceite de oliva, el zumo, el anís  la canela y la ralladura de naranja, y mezclamos. Incorporamos 480 grs de harina, poco a poco y amasamos hasta que la masa se despegue de las manos.

Cogemos porciones de la masa y hacemos bolas de unos 50-55 grs. Para darles la forma vamos a hacer lo mismo que hice para los bagels, es decir metemos el dedo en el centro y formamos una rosca, ver aquí.

Los dejamos en una superficie enharinada. Calentamos abundante aceite de girasol en una sartén honda, sin que llegue a humear.

Freímos las rosquillas por tandas, sumergiéndolas en el aceite y dándoles la vuelta para que queden doradas por todos los lados. Las retiramos y las dejamos enfriar sobre un papel de cocina absorbente.

Servimos espolvoreadas de azúcar glas.






De momento os dejo con las rosquillas. Dentro de unos días publicaré un post muy especial para mi, ya veréis por qué.

Seguid cocinando amigos!

17 sept. 2014

Pintxos y demás por la Costa Vasca

Se acabaron mis vacaciones, hoy tengo que volver a la rutina diaria, el trabajo, la casa, etc.  Por suerte tengo mi blog, con el que me puedo perder unas horitas a la semana y disfrutar compartiendo nuevas recetas o lugares interesantes donde he estado. Y de eso va este post. Hoy hablaré de los lugares gastronómicos que he podido visitar en mis vacaciones por la Costa Vasca.

Antes de todo, decir, que me encanta el país vasco, sobretodo San Sebastián del que quedé enamorada. Ya había estado hace más de 10 años, pero apenas recordaba nada y además, iba un poco desubicada, vamos, que no me preparé bien el viaje. Como este año no quería que pasara lo mismo, me informé bien de los sitios que debía visitar antes de partir. Aquí os dejo una lista de todos ellos.


SAN SEBASTIÁN

Empecemos por San Sebastián. Llamada Donostia en euskera, la ciudad es la capital de provincia de Guipúzcoa, en la comunidad autónoma del Pais Vasco. Paisaje dominado por la bahía de La Concha, y su arquitectura de mediados del S XIX, donde fue destino estival para la reina María Cristina y la burguesía de aquella época.

San Sebastián


GROS

Situado en la parte oriental de la ciudad, en los últimos años se ha convertido en un importante barrio comercial, sobretodo comercios deportivos dedicados al surf y la bici. Encontramos la playa de Zurriola, concurrida por surfistas y el famoso Kursaal, donde se celebra el festival de cine.

La Guinda  c/ Zabaleta 55



No podemos decir que empezamos con lo más típico del Pais Vasco, ya que La Guinda podría estar situada en el barrio más de moda de Paris, como Londres o Barcelona. Con su concepto " deli & coffee" y una decoración muy chic, podemos tomar un brunch, como ir a merendar, como probar su menú diario, o su carta donde se pueden encontrar ensaladas, su famosa hamburguesa y un montón de repostería anglosajona. Nosotros tiramos esta vez por su menú diario, ya que tenía muy buena pinta.  Incluía de primero, berenjena rellena con verduritas y salsa de yoghurt, de segundo manchones de pato con salsa de cítricos y milhojas de manzana y vegetales y de postre, mousse de maracuyá con brunoise de frutas frescas, todo por un módico precio de 13 euros, que no está nada mal.


Pintxo de tortilla cortesía de la casa y el manchón de pato.




Bodega Donostiarra c/Peña y Goñi 13


Seguimos en el barrio de Gros, y ahora con algo más de la zona, el bar Bodega Donostiarra, un clásico de la hostelería Dosnostiarra. Preparan los pintxos a la vista del comensal, pero también disponen de una carta para comidas y cenas con medias raciones o enteras, bocadillos, ensaladas o brasas. Nosotros llegamos a las 12 del mediodía, y ya habían muchas mesas reservadas, así que si queréis comer aquí recomiendo reservar con anterioridad, aunque nosotros tuvimos suerte en coger una mesa.

Escogimos de la carta una media ración de pulpo a la vinagreta y callos y morro de ternera combinado con una sidra, todo a muy buen precio.




Parte Vieja

Y nos vamos a la Parte Vieja, más conocida por el barrio de los pintxos. Quien vaya a San Sebastián no puede irse sin visitar esta zona y probar los pintxos más característicos de sus calles. Empezamos por la calle Pescadería donde podemos encontrar varios de ellos. No pudimos probar todos los que nos hubiese gustado, ya que muchos de ellos estaban reventados de gente.

Bar Txepetxa  c/Pescadería 5



Famoso por sus pintxos de anchoas, con una gran variedad de formas de prepararlas. Podemos encontrar anchoas con huevas erizo de mar, con coco o crema de centolla entre otros, pero también numerosos pintxos de otras clases como el que yo me comí de crema de calabaza con tempura de langostinos. Txepetxa, es uno de los bares de pintxos con más premios otorgados y además sus paredes están llenas de fotografías de menciones y famosos, actores, cocineros, y demás que han ido a visitar el local, como por ejemplo Glenn Close o Ian McKellen el famoso Gandalf y Magneto.


Pintxo de antxoa con huevas de erizo and myself


 Bar Zeruko c/ Pescadería 10


Tenía que ir al bar Zeruko, ya que había leído sobre la originalidad de sus pintxos y no me defraudó para nada. Aquí hay que pedir los pintxos de la pizarra, esos son los que molan. Mi recomendación es el el bacalao (la hoguera).Con este pintxo, Joxean Calvo ganó un premio al Mejor Pintxo elaborado con bacalao.  Se sirve en una mini brasa donde tu lo tienes que pasar un par de veces y comer sobre una tosta , al final te tomas un chupito de ensalada licuada.



Mi sorpresa también se fue con un pintxo dulce llamado "Bob limón" . Se trata de un trampantojo de huevo frito, que ganó el primer premio en el Campeonato de pintxos de Guipúzcoa en el año 2010.

Es una simulación de huevo frito con bizcocho aireado de limón, chistorra de frambuesa , la yema del huevo es una esferificación de crema de maracuyá y la clara una crema de limón.




A fuego negro c/ 31 de agosto, 31



Continuamos en la Parte Vieja. Leí que en A fuego negro tenía un pinto hamburguesa de kobe con pan de ketchup que no me podía perder, así que hasta allí fuimos para probarla. El local es oscuro, parece más bien un bar de copas. Tiene numerosos pintxos originales, como el mencionado anteriormente,  el taco de txitxarro con refrito o pintxos dulces. Dispone también de mesas para poder comer a la carta.



La hamburguesita de kobe acompañada con chips de plátano y el txitxarro.



Kenji sushi bar c/ Enbeltran 16


Como ya sabéis como buena amante del sushi, no podía irme de la Parte Vieja sin visitar el bar de  japonés de la zona. Kenji es como una pequeña taberna nipona con una estrecha barra en el interior y una pequeña en el exterior. Podemos comer todo tipo de sushi, además de gyozas, sopa de miso y muchos otros platos típicos de la cocina japonesa. Además Kenji, también se encuentra en el mercado de San Martín "Kenko sushi" por si queremos degustar sus platos en casa.

 Taak de atún y tobikko (huevas de pez)



Clásico roll de anguila

Pastelería Otaegui C/Narrika, 15


Casa Otaegui, se encuentra en varios emplazamientos de Donostia, pero la más tradicional es la de la calle Narrika. Se queréis probar o regalar la típica repostería vasca tenéis que venir aquí. Pastel vasco,  rellenos de vergara, chocolates...


Centro

Rojo y Negro c/ San Marcial 52

Si estamos por el Centro, y nos apetece unos buenos pintxos tradicionales, nada mejor que el bar Rojo y Negro. Con una amplia variedad en la barra, recomiendo pedir el pintxo del día y el más famoso, el capricho de Txangurro.


Pintxo del día, tomate relleno de bonito


Capricho de Txangurro



Amara Viejo

Parte del barrio de Amara (Amara nuevo, Amara viejo, Amara- Osinaga y Riberas de Loyola)

Sweet Roma, Sanchez Toca 3




Si tenemos mono de pastelitos y cupcakes anglosajones, podemos ir a Sweet Roma, además, podemos tomas smoothies, frappés, tes o encargar una tarta. Además, me acabo de enterar de que Roma es una bulldog inglés, muy mona que se parece mucho a mi Jean Paul.


El cupcake de oreo que me zampé

GUETARIA

Pueblo costero, conocido por ser el pueblo natal de Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la vuelta al mundo. Son famosos sus restaurantes que preparan pescado a la parrilla y el vino blanco con denominación de origen, llamado txacolí de Getaria. Además, para las que nos gusta la moda o nos dedicamos a ella, no podemos irnos de Guetaria sin visitar el museo de Cristobal Balenciaga, con una amplia colección del modisto vasco. Como dijo Myrtle Snow en el último capítulo de Coven (AHS) antes de ser quemada en la hoguera: Balenciagaaaaaaaaaaaaaa!!




Museo Balenciaga, interior



Fotografia sacada de la web neo2

Kaia-Kaipe  c/ General Arnao, 4 

Pues eso, no nos podemos ir de Guetaria sin comer un buen pescado o marisco freno a la brasa. Nosotros elegimos Kaia-Kaipe por la oferta que tenía y la diversidad, la verdad, es que me apetecía mucho comer el Cabracho. Un ambiente marinero, con estupendas vistas al puerto, perfecto para degustar un buen pescado.

Ademas de la carta, nos hicieron unas recomendaciones muy apetitosas dignas de tener en cuenta. Jose, se pidió una sopa de mariscos y pescao, que según él ha sido la mejor sopa que ha probado nunca, de hecho, no paraba de rememorarla en toda las vacaciones. Yo me pedí mi ansiado cabracho y de postre unas torrijas con helado de café. Las torrijas estaban muy melosas y con un sabor delicioso.


La inolvidable sopa de pescado y marisco



El antojo de cabracho



Torrijas buenísimas



ZARAUZ

Villa turística situada en el centro de la costa de la provincia. Limita al oeste con Guetaria, la playa de Zarauz  es la más extensa del País Vasco y uno de las más largas del Cantábrico, por eso es denominada " la Reina de las Playas".  Hasta el S. XVI, los habitantes se dedicaban a la pesca, sobretodo a la ballena, pero luego desaparecieron y tuvieron que dedicarse a la industria téxtil, a la fabricación de barcos y muebles o a la agricultura.

Paseando por el malecón de Zarauz, vemos que al igual que en la playa de Zurriola de San Sebastián, esta playa es famosa por los surfistas, y está llena de tiendas y escuelas de dedicadas a este deporte.
Me encantan los toldos, donde los bañistas pueden cambiarse, me recuerdan a las playas de principios de S.XIX.


Café- bar Oneka & Ogi Berri, Plaza de los Fueros


Por Zarauz estuvimos tan sólo una tarde, ¿y que se puede hacer por la tarde? merendar. Así que busqué una buena pastelería donde pudiera encontrar dulces típicos vascos y encontré el recién inaugurado café-bar Oneka & Ogi Berri. Aquí además de encontrar repostería de todo tipo, tienen enoteca con muchas clases de vinos, carta de tes, y raciones para comer o cenar.



Pasteles vascos, rellenos de vergara, entre otros dulces.



Mi bizcochito de vergara, relleno de crema tostada y azúcar por encima, mmm delicioso.



Já (Joseba Arguiñano) Zarautz, Bread, chocolate and more , c/ Nagusia 19


Habéis leido bien, Joseba Arguiñano. El hijo panarra del mediático cocinero abrió este año su propio negocio en Zarauz. Se trata de un local no muy grande, pero muy bonito, de esos con el estilo que a mi me gusta.  Aquí podremos encontrar de ese pan que decimos, este es pan del bueno, además de una amplia oferta de repostería como croissants, pan au chocolat, aceite de la marca de su padre Karlos Arguiñano, mermeladas, etc. Tiene al fondo un pequeño espacio para tomar un café tranquilamente y una mesita muy cuca si preferimos tomar algo en la calle.




Y hasta aquí nuestra aventura vasca. Espero que podamos volver pronto y repetir la experiencia. Y que decir, que no os podéis perder esta escapada.

Agur Guipuzkoa, galdu dut !!
Diseñado por El Perro de Papel