17 sept. 2014

Pintxos y demás por la Costa Vasca

Se acabaron mis vacaciones, hoy tengo que volver a la rutina diaria, el trabajo, la casa, etc.  Por suerte tengo mi blog, con el que me puedo perder unas horitas a la semana y disfrutar compartiendo nuevas recetas o lugares interesantes donde he estado. Y de eso va este post. Hoy hablaré de los lugares gastronómicos que he podido visitar en mis vacaciones por la Costa Vasca.

Antes de todo, decir, que me encanta el país vasco, sobretodo San Sebastián del que quedé enamorada. Ya había estado hace más de 10 años, pero apenas recordaba nada y además, iba un poco desubicada, vamos, que no me preparé bien el viaje. Como este año no quería que pasara lo mismo, me informé bien de los sitios que debía visitar antes de partir. Aquí os dejo una lista de todos ellos.


SAN SEBASTIÁN

Empecemos por San Sebastián. Llamada Donostia en euskera, la ciudad es la capital de provincia de Guipúzcoa, en la comunidad autónoma del Pais Vasco. Paisaje dominado por la bahía de La Concha, y su arquitectura de mediados del S XIX, donde fue destino estival para la reina María Cristina y la burguesía de aquella época.

San Sebastián


GROS

Situado en la parte oriental de la ciudad, en los últimos años se ha convertido en un importante barrio comercial, sobretodo comercios deportivos dedicados al surf y la bici. Encontramos la playa de Zurriola, concurrida por surfistas y el famoso Kursaal, donde se celebra el festival de cine.

La Guinda  c/ Zabaleta 55



No podemos decir que empezamos con lo más típico del Pais Vasco, ya que La Guinda podría estar situada en el barrio más de moda de Paris, como Londres o Barcelona. Con su concepto " deli & coffee" y una decoración muy chic, podemos tomar un brunch, como ir a merendar, como probar su menú diario, o su carta donde se pueden encontrar ensaladas, su famosa hamburguesa y un montón de repostería anglosajona. Nosotros tiramos esta vez por su menú diario, ya que tenía muy buena pinta.  Incluía de primero, berenjena rellena con verduritas y salsa de yoghurt, de segundo manchones de pato con salsa de cítricos y milhojas de manzana y vegetales y de postre, mousse de maracuyá con brunoise de frutas frescas, todo por un módico precio de 13 euros, que no está nada mal.


Pintxo de tortilla cortesía de la casa y el manchón de pato.




Bodega Donostiarra c/Peña y Goñi 13


Seguimos en el barrio de Gros, y ahora con algo más de la zona, el bar Bodega Donostiarra, un clásico de la hostelería Dosnostiarra. Preparan los pintxos a la vista del comensal, pero también disponen de una carta para comidas y cenas con medias raciones o enteras, bocadillos, ensaladas o brasas. Nosotros llegamos a las 12 del mediodía, y ya habían muchas mesas reservadas, así que si queréis comer aquí recomiendo reservar con anterioridad, aunque nosotros tuvimos suerte en coger una mesa.

Escogimos de la carta una media ración de pulpo a la vinagreta y callos y morro de ternera combinado con una sidra, todo a muy buen precio.




Parte Vieja

Y nos vamos a la Parte Vieja, más conocida por el barrio de los pintxos. Quien vaya a San Sebastián no puede irse sin visitar esta zona y probar los pintxos más característicos de sus calles. Empezamos por la calle Pescadería donde podemos encontrar varios de ellos. No pudimos probar todos los que nos hubiese gustado, ya que muchos de ellos estaban reventados de gente.

Bar Txepetxa  c/Pescadería 5



Famoso por sus pintxos de anchoas, con una gran variedad de formas de prepararlas. Podemos encontrar anchoas con huevas erizo de mar, con coco o crema de centolla entre otros, pero también numerosos pintxos de otras clases como el que yo me comí de crema de calabaza con tempura de langostinos. Txepetxa, es uno de los bares de pintxos con más premios otorgados y además sus paredes están llenas de fotografías de menciones y famosos, actores, cocineros, y demás que han ido a visitar el local, como por ejemplo Glenn Close o Ian McKellen el famoso Gandalf y Magneto.


Pintxo de antxoa con huevas de erizo and myself


 Bar Zeruko c/ Pescadería 10


Tenía que ir al bar Zeruko, ya que había leído sobre la originalidad de sus pintxos y no me defraudó para nada. Aquí hay que pedir los pintxos de la pizarra, esos son los que molan. Mi recomendación es el el bacalao (la hoguera).Con este pintxo, Joxean Calvo ganó un premio al Mejor Pintxo elaborado con bacalao.  Se sirve en una mini brasa donde tu lo tienes que pasar un par de veces y comer sobre una tosta , al final te tomas un chupito de ensalada licuada.



Mi sorpresa también se fue con un pintxo dulce llamado "Bob limón" . Se trata de un trampantojo de huevo frito, que ganó el primer premio en el Campeonato de pintxos de Guipúzcoa en el año 2010.

Es una simulación de huevo frito con bizcocho aireado de limón, chistorra de frambuesa , la yema del huevo es una esferificación de crema de maracuyá y la clara una crema de limón.




A fuego negro c/ 31 de agosto, 31



Continuamos en la Parte Vieja. Leí que en A fuego negro tenía un pinto hamburguesa de kobe con pan de ketchup que no me podía perder, así que hasta allí fuimos para probarla. El local es oscuro, parece más bien un bar de copas. Tiene numerosos pintxos originales, como el mencionado anteriormente,  el taco de txitxarro con refrito o pintxos dulces. Dispone también de mesas para poder comer a la carta.



La hamburguesita de kobe acompañada con chips de plátano y el txitxarro.



Kenji sushi bar c/ Enbeltran 16


Como ya sabéis como buena amante del sushi, no podía irme de la Parte Vieja sin visitar el bar de  japonés de la zona. Kenji es como una pequeña taberna nipona con una estrecha barra en el interior y una pequeña en el exterior. Podemos comer todo tipo de sushi, además de gyozas, sopa de miso y muchos otros platos típicos de la cocina japonesa. Además Kenji, también se encuentra en el mercado de San Martín "Kenko sushi" por si queremos degustar sus platos en casa.

 Taak de atún y tobikko (huevas de pez)



Clásico roll de anguila

Pastelería Otaegui C/Narrika, 15


Casa Otaegui, se encuentra en varios emplazamientos de Donostia, pero la más tradicional es la de la calle Narrika. Se queréis probar o regalar la típica repostería vasca tenéis que venir aquí. Pastel vasco,  rellenos de vergara, chocolates...


Centro

Rojo y Negro c/ San Marcial 52

Si estamos por el Centro, y nos apetece unos buenos pintxos tradicionales, nada mejor que el bar Rojo y Negro. Con una amplia variedad en la barra, recomiendo pedir el pintxo del día y el más famoso, el capricho de Txangurro.


Pintxo del día, tomate relleno de bonito


Capricho de Txangurro



Amara Viejo

Parte del barrio de Amara (Amara nuevo, Amara viejo, Amara- Osinaga y Riberas de Loyola)

Sweet Roma, Sanchez Toca 3




Si tenemos mono de pastelitos y cupcakes anglosajones, podemos ir a Sweet Roma, además, podemos tomas smoothies, frappés, tes o encargar una tarta. Además, me acabo de enterar de que Roma es una bulldog inglés, muy mona que se parece mucho a mi Jean Paul.


El cupcake de oreo que me zampé

GUETARIA

Pueblo costero, conocido por ser el pueblo natal de Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la vuelta al mundo. Son famosos sus restaurantes que preparan pescado a la parrilla y el vino blanco con denominación de origen, llamado txacolí de Getaria. Además, para las que nos gusta la moda o nos dedicamos a ella, no podemos irnos de Guetaria sin visitar el museo de Cristobal Balenciaga, con una amplia colección del modisto vasco. Como dijo Myrtle Snow en el último capítulo de Coven (AHS) antes de ser quemada en la hoguera: Balenciagaaaaaaaaaaaaaa!!




Museo Balenciaga, interior



Fotografia sacada de la web neo2

Kaia-Kaipe  c/ General Arnao, 4 

Pues eso, no nos podemos ir de Guetaria sin comer un buen pescado o marisco freno a la brasa. Nosotros elegimos Kaia-Kaipe por la oferta que tenía y la diversidad, la verdad, es que me apetecía mucho comer el Cabracho. Un ambiente marinero, con estupendas vistas al puerto, perfecto para degustar un buen pescado.

Ademas de la carta, nos hicieron unas recomendaciones muy apetitosas dignas de tener en cuenta. Jose, se pidió una sopa de mariscos y pescao, que según él ha sido la mejor sopa que ha probado nunca, de hecho, no paraba de rememorarla en toda las vacaciones. Yo me pedí mi ansiado cabracho y de postre unas torrijas con helado de café. Las torrijas estaban muy melosas y con un sabor delicioso.


La inolvidable sopa de pescado y marisco



El antojo de cabracho



Torrijas buenísimas



ZARAUZ

Villa turística situada en el centro de la costa de la provincia. Limita al oeste con Guetaria, la playa de Zarauz  es la más extensa del País Vasco y uno de las más largas del Cantábrico, por eso es denominada " la Reina de las Playas".  Hasta el S. XVI, los habitantes se dedicaban a la pesca, sobretodo a la ballena, pero luego desaparecieron y tuvieron que dedicarse a la industria téxtil, a la fabricación de barcos y muebles o a la agricultura.

Paseando por el malecón de Zarauz, vemos que al igual que en la playa de Zurriola de San Sebastián, esta playa es famosa por los surfistas, y está llena de tiendas y escuelas de dedicadas a este deporte.
Me encantan los toldos, donde los bañistas pueden cambiarse, me recuerdan a las playas de principios de S.XIX.


Café- bar Oneka & Ogi Berri, Plaza de los Fueros


Por Zarauz estuvimos tan sólo una tarde, ¿y que se puede hacer por la tarde? merendar. Así que busqué una buena pastelería donde pudiera encontrar dulces típicos vascos y encontré el recién inaugurado café-bar Oneka & Ogi Berri. Aquí además de encontrar repostería de todo tipo, tienen enoteca con muchas clases de vinos, carta de tes, y raciones para comer o cenar.



Pasteles vascos, rellenos de vergara, entre otros dulces.



Mi bizcochito de vergara, relleno de crema tostada y azúcar por encima, mmm delicioso.



Já (Joseba Arguiñano) Zarautz, Bread, chocolate and more , c/ Nagusia 19


Habéis leido bien, Joseba Arguiñano. El hijo panarra del mediático cocinero abrió este año su propio negocio en Zarauz. Se trata de un local no muy grande, pero muy bonito, de esos con el estilo que a mi me gusta.  Aquí podremos encontrar de ese pan que decimos, este es pan del bueno, además de una amplia oferta de repostería como croissants, pan au chocolat, aceite de la marca de su padre Karlos Arguiñano, mermeladas, etc. Tiene al fondo un pequeño espacio para tomar un café tranquilamente y una mesita muy cuca si preferimos tomar algo en la calle.




Y hasta aquí nuestra aventura vasca. Espero que podamos volver pronto y repetir la experiencia. Y que decir, que no os podéis perder esta escapada.

Agur Guipuzkoa, galdu dut !!
Diseñado por El Perro de Papel