Mostrando entradas con la etiqueta bollería. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bollería. Mostrar todas las entradas

6 ene. 2016

Mi primer Roscón de Reyes

Roscón de reyes


Llevaba ya un par de años con ganas de hacer un roscón de reyes, pero por unas cosas y otras, acababan las fiestas y al final nada, otro año que había pasado sin hacer el roscón.

Este año, cuando me planifiqué las recetas navideñas, lo primero que apunté fue el roscón. Me daba igual no hacer otras recetas, el roscón este año tenía prioridad.

Si soy sincera, me daba un poco de respeto hacerlo. Me daba miedo que quedara un churro, y perder el tiempo y la ilusión, pero fui valiente y compré todos los ingredientes y decoraciones para ponerme manos a la obra.

He cometido algunos pequeños errores (nada que no pueda solucionar el próximo año), y gracias a eso, os puedo dar unos consejos para que no os pase como a mi.

La receta es de Ibán Yarza, una receta muy sencilla y está muy bien explicada, hacerlo es más fácil de lo que pensaba. La saqué del libro "Pan Casero", del que hablé en un post.

Primero tenemos que hacer una madre de levadura, que recomiendo hacerla un día antes.

Ingredientes madre de levadura :

  • 90 grs de harina 
  • 50 grs de leche
  • levadura 2 grs si es fresca y 0,7grs si es seca
Aquí yo utilicé harina de fuerza, así que tuve que echar más líquido para que no quedara una madre muy seca. Pero si utilizamos harina normal no tendría que pasar, si pasase, añadimos un poco más de leche.

Disolvemos la levadura en la leche, incorporamos la harina y amasamos un par de minutos, hasta conseguir una bola de masa homogénea que no sea seca. La introducimos en la nevera en un bote hermético y la dejamos toda la noche.

También recomiendo hacer la leche infusionada la noche anterior.


Ingredientes leche aromatizada :

  • 120 grs de leche
  • corteza de naranja
  • una rama de canela
  • 2 cdas de agua de azahar
  • 2 o 3 cdas de ron
Hervimos la leche con la rama de canela y la corteza de naranja durante 5 minutos y dejarlo infusionar toda la noche.

Al hervir la leche, una parte se habrá evaporado. Justo antes de mezclar en la masa, retiramos la canela y la corteza de naranja, añadimos el ron y el agua de azahar y si aún nos falta algo de líquido para completar los 120 grs, añadimos agua, no más agua de azahar por que tendrá un sabor demasiado fuerte.

Al día siguiente, saca la madre de la nevera; estará esponjosa y aromática. Ahora la tenemos que mezclar con el resto de los siguientes ingredientes.

Ingredientes masa:

  • 340 grs de harina de fuerza
  • 2 huevos
  • 80 grs de azúcar
  • 15 grs de levadura fresca
  • 5 grs de sal
  • 60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • ralladura de limón
En un bol ponemos ponemos el harina, cogemos la madre de levadura y se la agregamos a la harina a pellizcos. Echamos el azúcar, la sal, la levadura, la ralladura de limón y los huevos. Por último la leche aromatizada, pero no toda, ya que es mejor ir añadiendo si nos quedamos sin líquido, que no añadir harina. Queremos una masa que se adhiera un poco nada más mezclarla. Antes de amasarla, la podemos dejar 10 minutos y ya no se pegará tanto. Amasamos durante 5 minutos, plegando la masa sobre si misma y haciéndola rodar por la mesa. Ahora agregamos la mantequilla en dados, blanda pero no derretida. Mezclamos todo apretando y arrastrando la masa y la mantequilla entre los dedos hasta que se incorpore. La masa al principio estará bastante pegajosa, pero si seguimos amasando unos 10 minutos, volverá a ser una masa firme.

Dejamos fermentar la masa en un bol entre 1 hora y hora y media, hasta que doble el volumen.



Una vez fermentada, la pasamos a la mesa y la desgasamos apretándola con las manos. Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar tapada para que se relaje, unos 15 minutos antes de formarla. Si la intentásemos formar ahora se desgarraría.

Usamos un poco de harina para formar la masa sin que se pegue. Pinchamos con un par de dedos el centro de la bola de masa hasta tocar la mesa. Empezamos a ensanchar el agujero hasta que se pueda meter la otra mano. Ahora la estiramos suave y homogéneamente hasta que quede una rosca grande. Colocamos el roscón en una bandeja con un papel de horno. La podemos dejar reposar cinco minutos para poder hacer rectificaciones. Este es el momento de esconder el haba y la sorpresa en la base de la masa, apretando bien y sellando el agujero, cuando crezca con la fermentación no se verá.



Pincelamos la masa con huevo nada más formarla y dejamos que fermente una hora y media para que doble su volumen. La volvemos a pincelar con huevo y lo decoramos con fruta confitada, almendras, azúcar perlado, etc. Lo horneamos a 190º unos 20-25 minutos.



Lo podemos tomar así, o podemos rellenarlo con crema, con trufa o como en nuestro caso, nata montada. Le colocamos nuestra corona y la leyenda del rosco. ¡Vamos, que va a parecer salido de una pastelería!!!






5 ago. 2015

Bollitos suecos sexis

Bollitos suecos sexis


Durante los meses de julio y agosto el reto " Cooking the Chef" está de " vacaciones". Así lo decidimos la mayoría de los participantes del reto. Sin embargo, Abril y Aisha nos dieron la opción, a quien quisiera,  de participar y repetir algunos de los chefs de los meses pasados. Yo en principio, pensaba tomarme esos meses de vacaciones, pero al mismo tiempo deseaba volver a repetir uno de mis cocineros preferidos, Jamie Oliver. Ver aquí mi participación del mes de junio.


Hay tantas recetas de Jamie que me gustaría cocinar, que no sabía por donde empezar. Así que se me ocurrió la idea de escoger una de las recetas que hizo en su viaje a Estocolmo, y así  a la misma vez conmemorar nuestro último viaje.

La última vez hicimos un plato salado, y esta vez me he decidido por algo dulce. En el video, Jamie hace unos bollitos suecos especiados, que a decir verdad, mientras los está haciendo no tiene la cosa muy buena pinta, pero recién horneados se ven deliciosos. Me imaginaba yo en Djusgärden, sentada en el césped comiendo uno de estos espectaculares bollitos.

Los arándanos que recolecta Jamie Oliver son silvestres, y cuando los espachurras sueltan un líquido morado. Los que venden aquí son los típicos arándanos gorditos que al estrujarlos no sueltan casi color, pero al hornearlos el resultado es muy bueno igual.

Ingredientes para la masa:

  • 7 grs de levadura seca.
  • 375 ml de leche entera templada.
  • semillas de unos 20 cardamomos.
  • 2 huevos.
  • 1 pizca de sal.
  • 200 grs de azúcar.
  • 50 grs de mantequilla fundida.
  • 800 grs de harina, y un poco más para espolvorear.
  • 15 grs de mantequilla.
  • 75 grs de azúcar moreno.

Ingredientes para el relleno:

  • 400 grs de arándanos
  • 75 grs de azúcar
  • 1 naranja

Mezclar la levadura con la leche templada, y dejarla reposar unos 4 minutos. 

Machacamos con el mortero las semillas de cardamomo para que nos quede un polvo más fino. En un bol, batimos los huevos con una pizca de sal. Añadimos las semillas de cardamomo, el azúcar, la mantequilla y 500 grs de harina. Batimos todo hasta que tenga una consistencia parecida a pegamento. Añadimos el resto de la harina y mezclamos hasta que quede una masa. Espolvoreamos por la superficie de la masa un poco de harina y tapamos el bol con un trapo húmedo. Dejamos reposar durante más o menos una hora o hasta que doble su volumen.

Mientras, podemos ir preparando el relleno. Aplastamos ligeramente los arándanos con las manos, o con un pasa puré manual. Añadimos el azúcar, ralladura de naranja y un poco de zumo de naranja. Lo removemos bien.



Espolvoreamos con harina una superficie de trabajo. Colocamos nuestra masa que ya habrá levado y la estiramos hasta formar un rectángulo grande. Echamos el relleno dentro, y como si fuera un paquete, vamos cogiendo las esquinas de la masa atrapando dentro el relleno.



En este punto veréis como la masa con los líquidos queda todo como un poco viscoso, y con mala pinta, no importa, más o menos tiene que quedar así. Dividimos la masa en 8 partes iguales. Yo lo que hice fue trabajar con cada porción en una mini superficie enharinada para quemo se me resbalaran de las manos y poder formar mejor los bollos.

Colocamos papel de horno en la bandeja que vamos a utilizar para hornear. Echamos pegotes de mantequilla y un puñado de azúcar moreno por encima. Esto hará que las bases de los bollos estén doraditas y caramelizadas.

Estiramos cada porción como una salchicha, y con ayuda de el dedo pulgar, las enroscamos como una caracola para formar un bollo. Vamos poniéndolos en la bandeja. Una vez los tengamos todos, tapamos la bandeja con el trapo húmedo y los dejamos en reposo unos 20 minutos más.

Mientras ponemos el horno a calentar a 180ºC.

Metemos la bandeja durante 25-30 minutos, estarán listos cuando estén doraditos.



Mirad que pinta tienen todos juntos. Templaditos están deliciosos, me gustan más así que cuando enfrían. Tan solo con el primer bocado, mi mente volvió a tierras suecas.




12 mar. 2015

Donuts con glaseado de mandarina

donuts caseros



Os lo venía avisando hace unas semanas. Después de varios fracasos absolutos, por fin hemos dado con la receta más fiel del donut clásico.

Y es que cuando a una se le mete algo en la cabeza... En realidad, ya había hecho una receta similar antes las berlinas rellenas de crema de chocolate  de Xavier Barriga, y es una receta estupenda, pero quería experimentar con otras para  ver que resultados me daban, y así encontrar la más fiel al sabor del donut clásico.

Como he comentado antes, hubo varios intentos fallidos, que si no me han crecido, que si el sabor no tiene nada que ver, que si están duros, etc. Era como ¿en serio? ¿es que no hay alguna receta decente?

Y buscando, buscando, di que con el libro, digamos que es como la biblia de los donuts, "Doughnuts" de Lara Ferroni.

Seguro que mucho de vosotros ya habréis oído hablar de este libro, pero en serio, si queréis hacer buenos donuts, sólo tenéis que seguir esta receta. Sencilla no es, pero es eficaz, y eso si, si queréis comerlos el mismo día que los hagáis empezad a prepararlos por la mañana, lo digo, por el tema de las fermentaciones.


Ingredientes:

  • 21 grs de levadura seca (cada sobre tiene 7 grs)
  • 250 ml de leche entera templada unos 60ºC
  • Entre 320grs y 400 grs de harina de fuerza
  • 30 grs de azúcar
  • media cdta de sal
  • 1 cdta de vainilla
  • 3 yemas de huevo
  • 60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • Aceite de girasol para freir

En un bol mediano, disolvemos 2 sobres de levadura con 180ml de leche templada. Añadimos 100 grs de harina y movemos bien hasta que se haga una pasta suave. Tapamos el bol con film transparente y dejamos reposar 30 minutos.




Colocamos la pala en la batidora y en el bol añadimos el resto de leche, la levadura y el prefermento, lo batimos hasta que esté uniforme. Añadimos el azúcar, la sal, la vainilla y las 3 yemas de huevo, seguimos batiendo, hasta que esté bien incorporado. Ahora echamos 80grs de harimas, y mezclamos con velocidad baja unos 30 segundos. Por últimos añadimos la mantequilla a trozos y volvemos a mezclar hasta que esté incorporada a la masa.

Cambiamos la pala por el gancho. Echamos 50 grs de harina y amasamos. Cuando esté incorporada, apagamos la máquina y volvemos a repetir el proceso. Esta acción la haremos hasta que la masa no se quede adherida al bol, tal vez no gastemos toda la harina, por eso en los ingredientes pone entre 320- 400 grs de harina.

Cuando vemos que la masa está perfecta, la sacamos y en una superficie enharinada la amasamos durante 5 minutos, eso hará que la masa tenga más esponjosidad.

Preparamos un bol untado de aceite y colocamos la masa dentro. Echamos un pelín de aceite por encima y tapamos el bol. Lo colocamos en la nevera para que fermente mínimo 1 hora ( se puede dejar hasta 12h), yo lo dejé 2 horas.




Sacamos de la nevera, y vemos que habrá crecido el doble. Colocamos la masa en una superficie enharinada y amasamos con un rodillo hasta que tenga un grosor de 1 cm.

Cortamos los donuts con un cortador de donuts o con dos cortadores circulares, y los ponemos en una bandeja forrada de papel de horno. La masa que nos sobra la amasamos y la volvemos a dejar en la nevera por lo menos 30 minutos. 




Tenemos que dejar fermentar los donuts en un lugar cálido entre 5 y 20 minutos, tapados con papel film. Yo encendí el horno y al apagarlo dejé el horno abierto para que la cocina estuviera caliente.

Como los dejé 2 horas en la nevera, mi fermentación fue muy rápida, casi a los 5 minutos los comprobé y estaban listos. Se sabe que están listos cuando al tocarlos con el dedo vuelve lentamente a su posición, si es muy rápido no están hechos, y si se quedan están demasiado fermentados, con lo que tendremos que volver a amasar y empezar de nuevo.

Mientras que los donuts se van fermentando, ya podemos calentar el aceite. Tiene que estar a unos 180ºC si está más caliente no se harán por dentro y por fuera se tostarán mucho. Freímos por tandas, entre 1 y 2 minutos por cada lado. Los sacamos, los ponemos en papel absorbente y dejamos enfriar.



Ahora ya podemos hacer el glaseado que más nos guste. Que no nos de miedo echarle uno bien dulce ya que la base no lo es. Por ejemplo, una ganache de chocolate, el básico, que se hace con leche y azúcar glacé, o con azúcar y canela, etc.

El glaseado que os voy a enseñar lo elegí, por que estas últimas navidades hice un bizcocho con este glaseado y tuvo un éxito aplastante. Es muy sencillo y realmente delicioso ya lo veréis.

Ingredientes:

  • 150 grs de azúcar glacé
  • nata líquida para montar
  • 1 cda y media de pasta de mandarina
  • ralladura de mandarina

En un bol ponemos el azúcar glacé y la pasta de mandarina. Echamos poco a poco la nata hasta que tengamos una crema densa pero un poco fluida, como si fuera un sirope.

Cogemos el donut, y lo ponemos boca abajo en el bol para bañar la mitad, le damos la vuelta y le espolvoreamos la ralladura de mandarina.




¡Y listos para degustar!









Al final me cansé he hacer donuts he hice bolitas, que también glaseé. Otra opción para no zampar tanto.


26 may. 2014

Chök Barcelona

chök





Y seguimos descubriendo lugares muy interesantes por Barcelona. Esta vez le toca el turno a Chök. Situado en la calle del Carme 3, cerquita del Liceu, Chök, puede parecer un lugar donde venden dulces, con una estética entre lo actual y el estilo modernista catalán de principios de siglo XX. Si, es un lugar lleno de cosas deliciosas donde el chocolate es el protagonista. Pero aquí esta su singularidad, no sólo el chocolate se presenta en formato dulce si no,  también salado, así podemos experimentar con nuevos sabores.




En Chök encontraremos nubes con chocolate, cupcakes, macarons, patatas chips con chocolate, churros, manzanas gourmet, chökanias, etc. Pero el producto estrella es el chök, que es una rosquilla hecha con menos azúcar, menos grasa y menos tiempo de fritura, un poquito más ligera para no tener  remordimientos por habernos saltado la dieta. Disponen de más de 30 sabores, producidos diariamente en su cocina.

 Me encantó la forma de disposición de los chöks, más bien parecían accesorios que  rosquillas.  Yo me decanté por uno de chocolate blanco y pistacho, y por si no fuera poco, una nube bañada en chocolate.






 Disponen de libro propio "Chocolate Gourmet" que se encuentra a la venta en su local, además de diversos libros de cocina. También tienen un surtido de tabletas de chocolate  y productos hechos con chocolate como la cerveza chök.






Para redondear, Chök imparte talleres de tapas donde se podrán hacer recetas como brownie al curry o tortilla de chocolate entre otras. Por cierto, tienen una cocina abierta donde además de los talleres y preparación de productos, se invita a los clientes a probar sus delicias en preparación.

Me encanta que Barcelona se vaya llenando de estos sitios con identidad propia. No hay excusa, si estáis dando un paseo por Ramblas, acordaos que muy cerca os espera este lugar tan especial.

Chök Barcelona

Horario:

Lunes a domingo de 9:30 a 20:30h

19 may. 2014

Giulietta Café

Situada en la Plaza Tetuán número 4, se encuentra un local con mucho encanto: la cafetería Giulietta. Abierta desde el pasado agosto, esta cafetería le da un toque singular al la zona. Sólo con mirarla desde la calle ya llama la atención con su estilo shabby chic y las delicias tanto dulce como saladas que nos ofrecen.

Giulietta Café



Los propietarios Francina y Albert (creador de todos los dulces), abrieron este sitio pensando en su hija pequeña Giulietta, de ahí el nombre. También pensaron en lugar para todos los públicos, por eso habilitaron una habitación de juegos perfecta para que los niños estén entretenidos. Para completarlo han colocado un cambiador y tronas para hacerlo más fácil.



Podemos ir a desayunar, hacer un brunch o merendar, ya que en Giulietta hay una amplia gama de pastelería tradicional de aquí y  recetas extranjeras como los financiers, macarons o cupcakes, etc. También si nos apetece algo salado encontramos una variedad de bocadillos, focaccias , ensaladas y pastas frescas. Además de una carta de tés y zumos naturales.




Trabajan con Km.0, es decir que sus productos están hechos cerca de casa, directamente a productores evitando intermediarios, y  también venden estos productos como los huevos, leche fresca, vino y mermeladas.




Me encantó la decoración interior, es muy acogedora e iluminada, he de decir que me encanta este estilo para una cafetería, y es más, siempre que me he imaginado mi propio negocio, pienso en algo como esto, pero eso tiempo al tiempo.






Nos atendieron muy amablemente y nos ofrecieron sus zumos naturales. Yo elegí el de naranja manzana y albaricoque, y por supuesto, tenía que poblar sus tartas, yo no me voy de allí sin degustar esa maravilla de tarta de merengue y limón a la que ya había echado el ojo.




Lástima que lo tenga tan lejos de donde vivo. Siempre echo de menos un lugar así cerquita de casa, un lugar para evadirme, para descansar, tranquilo y acogedor. De todas formas, espero que tengan muchísimo éxito, por que yo pretendo volver las veces que pueda, ya me lo he apuntado como uno de mis lugares preferidos de Barcelona.

Giulietta café

Plaza Tetuán 4
08010 Barcelona
Horario: lunes a viernes de 8:30 a 20:00
              sábados y domingos de 9:00 a 15:00h


25 ene. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina norteamericana: DONUTS



baby donuts de vainilla



¡Qué ilusión me hizo al leer que la propuesta dulce de este mes era hacer donuts! Y es que hace tiempo que tenía echado el ojo a una receta del libro Sprinkle Bakes del que hablé el mes de julio del año pasado.

Ya había preparado las Berlinas de Xavier Barriga  rellenas de chocolate, pero esta vez quería realizar unos donuts un pelín diferentes a los que estamos acostumbrados a ver.

Y ahora os dejo un poquito de la historia de los dónuts. La primera vez que se hace referencia al dónut en un libro de repostería es en 1803 en un libro ingles, que lo tomó como una receta norteamericana.

Existen varias versiones sobre su origen, aunque parece ser que se debe a los emigrantes holandeses que llegaron a Estados Unidos en el SXVI que realizaban un bollo frito llamado "oliebollen", bollo que evolucionó al dónut.

 El capitán Hanson Gregory en 1847, harto de que el centro del bollo se le quedara crudo, decidió hacerle un agujero con la base de un pimentero.

Los dónuts que normalmente consumimos son bollos de masas leudantes fritas.  En julio del 2013, surge en Nueva York una nueva idea, el "cronut" que es una mezcla de croissant y  dónut también frito.

La receta que os muestro a continuación es una variante horneada. Al fin y al cabo es como un bizcocho con forma de dónut. Es una forma  más de comer dónuts sin tener tantas grasas saturadas.

Baby dónuts de Vainilla


Para unos 65-72 mini dónuts

Ingredientes para la masa:

  • 2 tazas de harina tamizada
  • 3/4 taza de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 3/4 taza de buttermilk
  • 2 huevos, ligeramente batidos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Semillas de una vaina de vainilla 
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida


Precalentar el horno a 160º C.

En un bol mezclamos la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Añadimos el buttermilk, los huevos, el extracto de vainilla, las semillas y la mantequilla hasta que esté todo bien mezclados.

Engrasamos el molde de mini dónuts con spray o con mantequilla. Con la ayuda de una manga pastelera, llenamos esas cavidades hasta la mitad, es importante por que si no no quedarán con la forma deseada.

Horneamos unos 12 minutos. Dejamos enfriar en el molde unos 4 a 5 minutos antes de sacarlos y poner otra tanda en el horno.






Vamos a por el glaseado de colores.

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar glacé
  • 1 cucharada y media de leche
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • colorante de colores
  • non pareils, azúcar de colores, sprinkles...

Mezclamos el azúcar con la leche y el extracto de vainilla. Dividimos la mezcla en 2 y teñimos con los colores deseados. En este caso he escogido un turquesa y un rosa.





Sumergimos la mitad del baby dónut y echamos por encima la decoración que hemos escogido. Dejamos secar durante unas horas.



Ya los tenemos listos. Es mejor comer estos dónuts el día que están horneados, pero podemos guardarlos en nevera durante un par de días. Si tenemos niños, es muy divertido que ellos participen glaseando y decorando los dónuts, así se entretendrán un buen rato.

También los veo ideales para un candy bar, fiesta infantil, o cualquier merienda con amigos.






Diseñado por El Perro de Papel