Mostrando entradas con la etiqueta whole kitchen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta whole kitchen. Mostrar todas las entradas

18 mar. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina árabe: Cuscús


Plato típico del norte de Africa, tradicional del Magreb. En árabe significa "la comida" y se suele cocinar casi a diario.

Se suele servir como segundo plato, tras el tajine o el mechuí. Para tomarlo, se hacen pequeñas bolas de sémola con las manos para introducirlas en la boca, en vez de utilizar cubiertos.

Existen varias versiones, aunque coinciden en un par de cosas, el caldo y la sémola. Por ejemplo, en Argelia, se acompaña de garbanzos, habas y muchas legumbres y hortalizas. En Túnez se suele hacer con conejo y garbanzos. El de Marruecos con pollo o cordero, y se sirve con dos caldos, uno para remojar la sémola, y otro picante que es para las verduras asadas.

También hay versiones con pescado y carne a las que se le suele añadir pasas, almendras, dátiles, nueces, así como versiones vegetarianas.

Este mes he ido un poco pillada de tiempo, y se me ocurrió hacer un "Cuscús express". Este cuscús es perfecto para 2 personas e ideal para cuando tenemos poco tiempo.

"Cuscús express"

Ingredientes:

  • 1/2 kg de muslos de pollo deshuesado y sin piel.
  • 250 grs de cuscús
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 2 dientes de ajo
  • 100 grs de garbanzos cocidos
  • perejil
  • cilantro
  •  1/2 canela en rama
  • comino en polvo
  • jengibre
  • azafrán
  • sal
  • pimienta
  • aceite
  • agua
En una olla grande, freímos el pollo cortado en dados. Cuando esté bien dorado, le echamos la cebolla cortada en trozos grandes, y los ajos pelados y enteros. Removemos, y una vez que la cebolla haya cogido color, se incorpora el cilantro, el perejil , 1/2 rama de canela, azafrán, comino, bastante jengibre , sal y pimienta negra. Dejamos cocer unos 4 minutos.

Echamos agua caliente para hacer un caldo. A continuación añadimos la zanahoria , el calabacín y los garbanzos cocidos ( todas las verduras cortadas en trozos grandes).




Todo seguido, ponemos el cuscús en un colador y lo remojamos con agua. Después, lo colocamos en la parte superior de la cazuela (en la parte destinada a la cocción al vapor). Dejamos cocer unos minutos.


Pasado este tiempo, estiramos el cuscús en una bandeja y le añadimos pimienta negra, sal y un poco de aceite de oliva y agua. Lo trabajamos con las manos o con un tenedor para que los granos de cuscús queden bien separados. Lo volvemos a poner a cocer de 3 a 4 minutos.

Servimos colocando en un plato primero el cuscús y encima las verduras, la carne y el caldito. 
¡Más rápido no se puede!

cuscús exprés

25 feb. 2014

Whole Kitchen en su Propuesto Dulce para el mes de febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina británica: Bread and Butter Pudding

bread and butter pudding


No sabéis lo contenta que me puse al ver la propuesta dulce de este mes. La del mes pasado me encantó, pero esta no ha sido menos, y es que el Bread and Butter pudding o Puding de pan y mantequilla es una receta deliciosa.

Uno de los grandes clásicos en los hogares británicos, y uno de los postres más típicos en todos los restaurantes. Es un postre sencillo, nada caro, lo podemos comer después de comer o desayunando, lo podemos hacer con los recursos que más al abasto tenemos, por que básicamente, es eso, pan mantequilla y unas natillas simples, aromatizado como cada uno guste.

Se origina en el S XVII, derivado de otro postre inglés: el bread pudding, considerado la versión de lujo para grandes ocasiones.

El bread and butter pudding se consideraba un postre para gente de pocos recursos, ya que se aprovechaba el pan duro, a medida que la clase media tuvo acceso a huevos, leche, mantequilla , pasas y azúcar, el postre se fue sofisticando.

Hoy en día existen muchas variedades de este postre, se puede preparar con pan duro o con versiones de bollería como croissants, bricoles o pan de molde. Se les puede añadir fruta fresca, mermelada, frutos secos, chocolate,etc, además de pasas que es la versión original. Y ahora vamos con la receta.


Bread & Butter pudding con chocolate y almendras

Ingredientes:


  • 9 o 10 rebanadas de pan de molde blanco
  • 50 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 grs de chips de chocolate
  • 50 grs de almendras fileteadas
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de canela
  • 300 ml de leche
  • 100 ml de nata para montar
  • 2 huevos
  • 20 grs de azúcar
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno

Engrasamos un molde rectangular con mantequilla, tanto el fondo como los laterales. Precalentamos el horno a 180º C. Cortamos la corteza al pan de molde, o lo compramos sin corteza. Untamos de mantequilla un lado de las rebanadas y los cortamos por la mitad o si el molde es pequeño las cortamos en cuartos. Reservamos.





Hacemos las natillas. Calentamos la leche y la nata sin que llegue a hervir. En un bol batimos los huevos con el azúcar y la vainilla hasta que blanquee. Vamos echando gradualmente la leche y la nata en los huevos batidos y seguimos batiendo. No esperemos a que espese, por que no lo hará, eso ya pasará en el horno.

Cogemos los cuartos de pan y vamos montando una capa de manera solapada, de manera que tape toda la base del molde. Añadimos unos pocos chips de chocolate, un poco de almendra, un poco de nuez moscada y  canela. Echamos la tercera parte de las natillas, mirando que cubra bien el pan, sobretodo los lados que pueden quedar secos.




Lo hacemos 3 veces y en la capa final encima del baño de natillas colocamos el azúcar moreno.




Horneamos durante unos 40-45 minutos. La superficie deben de estar dorada y todo cuajado.





Se puede comer frío, pero a mi me gusta comerlo calentito o al menos templado que la da una textura más blandita.


18 feb. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Boeuf Bourguignon

Boeuf Bourguignon



El boeuf bourguignon es un plato cuyo origen proviene de la región francesa de la Borgoña. Es un estofado de buey, muy reconocido por su sabor y por la poca grasa que el  buey de la raza Charolais le da al plato.

Normalmente este plato se cocinaba en dos días, acompañado de un bouquet garni y de un buen vino de borgoña, así el guiso quedaba impregnado de estos aromas.

A finales de agosto se celebra en Borgoña la fiesta de Charolais, donde es uno de los platos estrella, y se ha hecho conocido por todo el mundo como uno de los grandes platos de la cocina francesa.

La receta original lleva champiñones, yo no le he echado simplemente por que no son de mi agrado.


Ingredientes para 2 personas:

  • 500 grs de carne de ternera lo más tierna posible
  • 350 ml de vino tinto
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 diente de ajo
  • tomillo
  • romero
  • 1 hoja de laurel
  • 125 grs de panceta
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 15 grs de mantequilla
  • 500 ml de caldo de carne
  • 100 grs de cebollitas francesas
  • 1 cucharada sopera de tomate concentrado
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
En un bol poner la carne cortada en trozos iguales, el vino, la zanahoria en rodajas, la cebolla picada, el diente de ajoel tomillo, el romero, y el laurel. Lo tapamos todo con papel film y dejamos macerar una noche entera. Sacamos la carne ya marinada. Secamos con un papel de cocina. Colamos el líquido, reservándolo junto a los vegetales.

En una olla echamos el aceite hasta cubrir ligeramente el fondo. Sofreímos la panceta durante 5 minutos sin que se queme. Reservamos.  Añadimos la carne y sofreímos durante unos 5 minutos. La pasamos al plato donde estaba la panceta. Añadimos los vegetales y cocinamos a fuego medio durante unos 10 minutos, hasta que estén un poco blandos. Echamos la harina y le damos unas vueltas hasta que se cueza un poco. Vertemos poco a poco la marinada removiendo constantemente. Añadimos el tomate concentrado. Echamos la carne y la panceta. Salpimentamos al gusto. Reducimos el fuego y dejamos cocinar durante dos horas y media o hasta que la carne esté casi blanda.

Mientras es un una sartén, echamos la mantequilla para sofreír las cebollitas francesas ya cortadas. Saltearlas hasta que estén doraditas. Añadirlas a la olla con la carne. Cubrimos y seguimos cocinando durante una hora más, añadiéndole el caldo de carne poco a poco en tandas, para que la carne quede cubierta siempre por el líquido. Estará listo cuando la carne esté bien tierna.

Podemos acompañar este guiso con un arroz largo, como el arroz basmati o un arroz salvaje. También podemos hacer un puré de patatas casero que quedará genial con este plato. Aunque este guiso tiene un sabor tan intenso que por si solo ya es maravilloso.




25 ene. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina norteamericana: DONUTS



baby donuts de vainilla



¡Qué ilusión me hizo al leer que la propuesta dulce de este mes era hacer donuts! Y es que hace tiempo que tenía echado el ojo a una receta del libro Sprinkle Bakes del que hablé el mes de julio del año pasado.

Ya había preparado las Berlinas de Xavier Barriga  rellenas de chocolate, pero esta vez quería realizar unos donuts un pelín diferentes a los que estamos acostumbrados a ver.

Y ahora os dejo un poquito de la historia de los dónuts. La primera vez que se hace referencia al dónut en un libro de repostería es en 1803 en un libro ingles, que lo tomó como una receta norteamericana.

Existen varias versiones sobre su origen, aunque parece ser que se debe a los emigrantes holandeses que llegaron a Estados Unidos en el SXVI que realizaban un bollo frito llamado "oliebollen", bollo que evolucionó al dónut.

 El capitán Hanson Gregory en 1847, harto de que el centro del bollo se le quedara crudo, decidió hacerle un agujero con la base de un pimentero.

Los dónuts que normalmente consumimos son bollos de masas leudantes fritas.  En julio del 2013, surge en Nueva York una nueva idea, el "cronut" que es una mezcla de croissant y  dónut también frito.

La receta que os muestro a continuación es una variante horneada. Al fin y al cabo es como un bizcocho con forma de dónut. Es una forma  más de comer dónuts sin tener tantas grasas saturadas.

Baby dónuts de Vainilla


Para unos 65-72 mini dónuts

Ingredientes para la masa:

  • 2 tazas de harina tamizada
  • 3/4 taza de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 3/4 taza de buttermilk
  • 2 huevos, ligeramente batidos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Semillas de una vaina de vainilla 
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida


Precalentar el horno a 160º C.

En un bol mezclamos la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Añadimos el buttermilk, los huevos, el extracto de vainilla, las semillas y la mantequilla hasta que esté todo bien mezclados.

Engrasamos el molde de mini dónuts con spray o con mantequilla. Con la ayuda de una manga pastelera, llenamos esas cavidades hasta la mitad, es importante por que si no no quedarán con la forma deseada.

Horneamos unos 12 minutos. Dejamos enfriar en el molde unos 4 a 5 minutos antes de sacarlos y poner otra tanda en el horno.






Vamos a por el glaseado de colores.

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar glacé
  • 1 cucharada y media de leche
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • colorante de colores
  • non pareils, azúcar de colores, sprinkles...

Mezclamos el azúcar con la leche y el extracto de vainilla. Dividimos la mezcla en 2 y teñimos con los colores deseados. En este caso he escogido un turquesa y un rosa.





Sumergimos la mitad del baby dónut y echamos por encima la decoración que hemos escogido. Dejamos secar durante unas horas.



Ya los tenemos listos. Es mejor comer estos dónuts el día que están horneados, pero podemos guardarlos en nevera durante un par de días. Si tenemos niños, es muy divertido que ellos participen glaseando y decorando los dónuts, así se entretendrán un buen rato.

También los veo ideales para un candy bar, fiesta infantil, o cualquier merienda con amigos.






18 ene. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina árabe: FALAFEL




falafel


Plato original de la cocina de Oriente Medio. Se desconoce su origen, unos dicen que proviene de la India, otros que proceden del antiguo Egipto...

Faláfel, viene de la palabra árabe filfil que significa pimiento. Es como una croqueta hecha con judías o garbanzos o a veces mezclados. El que se suele servir normalmente es el de garbanzos tanto en Oriente Medio, como en todos los países que se ha introducido.

Los faláfel suelen tener formas redondas o aplastadas y se les suele acompañar con una salsa de yogurt , salsa tahine o salsa picante.

Vamos con los ingredientes y su elaboración, es una receta muy sencilla de hacer.

Ingredientes

  • 300 grs de garbanzos
  • 2 cdas de perejil
  • 1 cda de cilantro fresco
  • 1 cebolla morada
  • 1 ajo
  • media cucharadita de levadura
  • media cucharadita de comino
  • sal y pimienta




Comenzamos poniendo los garbanzos en remojo el día anterior. Picamos la cebolla finamente. Ponemos en un robot de cocina los garbanzos que hemos dejado en remojo el día anterior ( no se han de cocer). Ponemos el resto de los ingredientes también.




Ahora sólo hay que poner el robot en marcha, para que nos pique los ingredientes y podamos hacer las bolitas.




Yo las he dejado reposar unas horas en la nevera para que cogieran cuerpo y así no se destruyeran mientras se freían.
Freímos con abundante aceite suave. Ahora podemos presentarlo como una tapa, o como en nuestro caso, al estilo griego, es decir, con pan de pita, ensalada y salsa de yogurt.

Para la salsa de yogurt.

Ingredientes
  • 2 yogures naturales
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 diente de ajo
  • zumo de medio limón
  • perejil picado
  • comino, sal y pimienta al gusto.
Lo mezclamos todo para hacer la salsa.

Fácil elaboración, fácil preparación y una de las recetas vegetarianas más sabrosas.

25 oct. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de octubre nos invita a preparar DOBOS TORTE

Dobos torte



El Dobos Torte, es uno de los grandes clásicos de la repostería europea, aunque he de decir que no lo había visto antes,  así que ,¡muy mal por mi parte!.
Es un pastel que viene de Hungría, que se caracteriza por que son  5 o 6 capas de bizcocho, alternados con crema de mantequilla de chocolate y un caramelo glaseado en la cobertura final.

Aunque normalmente se presenta en forma redonda, hay muchas variantes para presentarlo. En mi caso lo he realizado en formato rectangular, que es la mejor manera para aprovechar las planchas de bizcocho y no tener que meterlo tantas veces en el horno.

Y aquí vamos con la receta.

Dobos Torte


Ingredientes para el bizcocho:


  • 6 huevos
  • 160 grs de azúcar
  • 150 grs de harina
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 pizca de sal
Yo he utilizado como molde planchas de brazo de gitano o cualquier bandeja parecida. han de quedar bizcochos finos, por lo tanto es mejor pesar la masa para saber que quedan más o menos iguales.

Calentamos el horno a 180º C. Preparamos las bandejas o moldes con spray antiadherente o mantequilla y papel sulfurizado.

 Montamos las claras de los huevos con la pizca de sal, hasta que formen picos firmes.






 Batimos las yemas de huevo con el azúcar y la vainilla hasta que quede una mezcla cremosa. Añadimos la harina, previamente tamizada y mezclamos hasta que quede una crema homogénea.





Ahora, añadimos las claras montadas poco a poco con movimientos envolventes para que la masa quede aireada.





Una vez ya tengamos la masa hecha, la dividimos y la ponemos sobre la bandeja. Horneamos durante 10-12 minutos.




Reservamos las planchas y nos ponemos a hacer la crema de mantequilla de chocolate. Que no es más que un merengue suizo chocolateado.


Ingredientes para la crema de chocolate:


Esto es lo que viene siendo un merengue suizo de chocolate.
  • 250 grs de chocolate
  • 4 claras de huevo
  • 220 grs de azúcar
  • 375 grs de mantequilla.

En un cazo, al baño María, ponemos las claras con el azúcar, y calentamos hasta que el azúcar se haya  disuelto.





Ponemos las claras en la máquina y batimos hasta que quede un merengue firme.






Derretimos el chocolate, y reservamos para que no esté muy caliente cuando lo añadamos a la mezcla.

Echamos la mantequilla en el merengue y volvemos a batir, hasta que quede incorporado. Puede parecer que se corte, pero si seguimos batiendo se arreglará.





Por último, añadimos el chocolate derretido y continuamos batiendo. Tiene que quedar una crema como la siguiente. La reservamos.




Ahora viene la mejor parte, la más buena, la salsa de caramelo o toffee.

Ingredientes toffee:

  • 150 grs de azúcar
  • 45ml de agua
  • 120ml de nata para montar a temperatura ambiente
  • 60 grs de mantequilla

En un cazo ponemos el azúcar y el agua. Calentamos, sin mover , hasta que quede un caramelo rubio. Es muy importante no pasarse en esta cocción, porque si se quema el caramelo amarga, y ya no vale.
Apartamos del fuego y añadimos la nata y la mantequilla. Lo volvemos a poner en un fuego medio, y removemos hasta que quede todo incorporado.






Vertemos esta salsa sobre una placa de bizcocho, previamente cortada, y dejamos enfriar. Si el bizcocho nos ha quedado grueso, absorvera más la salsa, y tiene que quedar una película encima, no todo empapado ( que es lo que me sucedió a mi, fallo de principiante.)





Ahora, ya podemos montar. Dividimos las placas en 6 rectángulos (uno es el del caramelo). Vamos alternando bizcocho y crema de chocolate, reservando crema para el acabado de la tarta.




Una vez hayamos montado 5, repartimos la crema por todas las paredes y por arriba, de manera que nos quede lo más liso posible. Con un cortador redondo, cortamos varios círculos, unos 4 o 5 para decorar la tarta. Ponemos un pegotito de crema de chocolate con la manga y apoyamos el círculo, y así todos, de manera que queden en ángulo.

¡Pues ya la tenemos!





He de decir, que es una de las tartas que más ha gustado a mi familia. La crema es muy suave, no se hace nada pesada, y el toffee fue la estrella que corona este postre.

18 oct. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana: SOPA MINESTRONE


minestrone

El minestrone es una receta italiana, que es una mezcla de menestra de verduras con una sopa, de ahí su nombre. Los ingredientes más comunes son la cebolla, el tomate, la zanahoria el apio y las judias, u otras verduras según temporada. Estas verduras se trocean muy pequeñas.

Puede ser un plato vegetariano o se le puede añadir carne, como tocino, patas de cerdo, jamón o caldo de pollo...

Nuestra versión es una Minestrone ligera, toda de verduras y caldo vegetal.


Ingredientes:

  • 2 zanahorias
  • 2 calabacines
  • 2 ramas de apio
  • 2 tomates maduros
  • 2 puerros
  • 200 grs de alubias de la virgen cocidas
  • 1 y 1/4 de litro de caldo vegetal
  • sal
  • pimienta molida


Ponemos las alubias en remojo un día antes. Las cocemos en la olla exprés durante media hora.



La alubia de la virgen, por su aspecto recibe varios nombres. Es conocida como alubia del manto de la virgen, alubia del manto del Pilar, alubia Boliche, alubia Pilarica, etc. De pequeño tamaño, de grano lleno, redondo, ligeramente esférico, de color blanco con una mancha marrón. Muy conocida en Zaragoza.


Lavamos y raspamos las zanahorias, y las cortamos en dados muy pequeños. Pelamos parcialmente los calabacines y los cortamos en dados pequeños. Lavamos el apio, le quitamos las hebras y lo troceamos muy menudo. Pelamos los tomates, les retiramos las semillas y los cortamos en daditos. Quitamos las hojas del puerro y lo cortamos en rodajas finas.

Ponemos el caldo en una olla y llevamos a ebullición. Añadimos los ingredientes (menos el tomate y las alubias) y dejamos cocer 15 minutos. Agregamos los tomates, tapamos y dejamos cocer 15 minutos más.

Por último, añadimos las alubias y cocemos 5 minutos más. Salpimentar.



25 jul. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de julio nos invita a preparar BAKED ALASKA

baked alaska



El baked Alaska es también conocido como tortilla noruega, tortilla sorpresa o glace au four. Consiste en un helado colocado sobre bizcocho o pudin de navidad, cubierto con un merengue que se gratina.
Se puede presentar de muchas formas, como tarta grande o individual, incluso lo he visto como cake pop.
Pienso que es más fácil servir este postre como algo individual, ya que si no sois muchos comensales, se tendría que congelar, y con el merengue gratinado no es lo mismo, por que ya no existe ese contraste de recién hecho.
Hay gente que con el helado, le pone mermeladas o incluso frutas, en realidad debajo de esa capa de merengue puedes acompañar el helado con lo que se te venga en tu imaginación.

Los Chatos Chefs, hemos querido presentar este postre en copa, hemos hecho nosotros mismos el helado, ( ya veréis que el helado sobre sale de la copa, mejor que no lo haga, por que luego es difícil de colocar el merengue).

Os dejamos los ingredientes de cada paso.

Ingredientes  para el helado.

  • 80 grs de azúcar
  • 360ml de nata
  • 120ml de leche
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cdta de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 2 cdas de puré concentrado de moras

En un cazo añadimos la nata y la leche la cocemos a fuego medio hasta que empiece a hervir, en este momento ya podemos echar el azúcar, junto con la sal, la vamos removiendo hasta que veamos que el azúcar se ha disuelto. Retiramos y lo dejamos entibiar.

Batimos las yemas en un bol y sobre este vamos añadiendo poco a poco la mezcla anterior. Lo batimos hasta que todo se integre. Volvemos a poner esta mezcla en un cazo y cocemos a fuego medio, removiendo hasta que vaya espesando, sobre todo que no hierva por que se puede cortar la mezcla.
Añadimos el puré concentrado de mora y mezclamos bien todo.

Apartamos del fuego y colamos la mezcla en un colador fino en un bol resistente al calor. Este mismo bol lo ponemos en otro bol con hielos y removemos hasta enfriar. Lo dejamos enfriar toda la noche en la nevera.
Ahora ya podemos poner la mezcla en nuestra máquina heladera, y la dejamos según las instrucciones del fabricante.




Cuando ya esté listo, colocamos la mezcla en un recipiente apropiado para congelador y dejamos al menos durante 4 horas para poder servir.



Ahora que ya tenemos nuestro helado preparado. Podemos hacer el bizcocho. Me he decantado por hacer una genovesa de chocolate.


Ingredientes para la genovesa de chocolate.
  • 3 huevos grandes
  • 75 grs de azúcar
  • 50 grs de harina
  • 25 grs de cacao puro
  • 1 cucharadita de vainilla
Batimos las yemas de huevo con el azúcar hasta que la mezcla quede blanquecina. Tamizamos la harina y el chocolate y añadimos a las yemas. Batimos y añadimos la cucharadita de vainilla.

Montamos las claras y vamos añadiendo a la masa anterior de forma envolvente para que la masa se airee y no baje.



Ponemos la masa en un molde de 23 cm de diámetro engrasado y lo ponemos en el horno durante 15 minutos a 180ºC.

Ingredientes para merengue italiano.
  • 2 claras de huevo
  • 230 grs de azúcar
  • 1 cucharada de glucosa
  • 90 ml de agua
  • pizca de sal
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
Hacemos un almíbar con el agua y el azúcar, vamos removiendo hasta que se disuelva el azúcar. En el momento que hierva, montamos las claras a velocidad alta y añadimos poco a poco el almíbar mientras vamos batiendo. Echamos la pizca de sal , la vainilla y la glucosa. Seguimos batiendo durante unos 10 minutos, hasta que esté firme.

Vamos a montar el Baked Alaska en copa. Primero, cortamos el bizcocho con un cortador circular de la  medida de la base de la copa.


A continuación colocamos el helado sobre el bizcocho. Lo puse en un envase de yogur recubierto con un film para poder desmoldar mejor, pero me quedó demasiado alto, así que es mejor echar menos al molde o cortamos ( cosa que no hice).

Pusimos otro parte de bizcocho encima del helado, tipo sandwich, y sobre todo esto el merengue que cubre el perfil de la copa para que coja estabilidad. El toque final se da con un soplete, vamos gratinado el merengue por todos los lados. ¡Y ya lo tenemos!






Nuestro último postre antes de las vacaciones. Nos vemos dentro de 3 semanas, con nuevos posts, y nuevas recetas. Que paséis buenas vacaciones, os torréis al sol, descanséis mucho y que vengáis con fuerzas para lo que viene en septiembre.


18 jul. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española: Patatas a la brava.


patatas bravas

Patata, papa o en algunos lugares batata, es lo que este mes Whole Kitchen propone como propuesta. Las propone  a la brava, que es la tapa más conocida en nuestro país y que no puede faltar en ningún bar de tapas.

Ya sabemos que las típicas patatas bravas son patatas cortadas en trozos, fritas, acompañadas de una salsa picante, y depende de la región donde estemos se presentan de una manera u otra. Por ejemplo, aquí en Cataluña y Comunidad Valenciana se hace con un majado de ajo, guindilla, aceite oliva y pimentón. En Andalucía, se suelen presentar con all-i-oli ( mis preferidas), y en Madrid con tomate y cayena.

Nosotros vamos a hacer una fusión de salsas, para que haya para todos los gustos. Así, ya os dejo la receta.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 4 patatas grandes
Pelamos las patatas, las cortamos en trozos cuadrados, las lavamos debajo del grifo y las secamos bien con papel de cocina. En una sartén calentamos aceite a fuego medio y agregamos las patatas que deben hacerse lentamente al principio y a fuego fuerte la última parte para que queden doradas.

Salsa 1
  • 1 huevo
  • medio ajo
  • 1 chile chipotle
  • 125 ml de aceite
  • una pizca de sal
Esta salsa se hace como la típica " ajonesa". Ponemos el huevo en un vaso de batidora , la mitad del aceite, el ajo el chile chipotle y la sal. Sin mover de arriba hacia abajo, batimos. Cuando esté bien mezclado, vamos echando un chorrito de aceite.

Salsa 2
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 tomates triturados naturales
  • 1 cayena 
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 cucharadita de azúcar
  • aceite
  • un chorrito de vinagre
  • pimienta
  • sal
Pochamos la cebolla en la sartén con el ajo y un chorrito de aceite a fuego lento. Añadimos la cayena y el pimentón picante.
A continuación, añadimos el tomate triturado, la sal, la pimienta , el azúcar y el chorrito de vinagre. Dejamos que se haga durante unos 10 minutos.

Esta es nuestra manera de presentar, para dejar al personal con la boca abierta.



La salsa 1 es la que se encuentra en la  parte izquierda del plato. Hemos jugado también con el color, para representar la bandera española.



Diseñado por El Perro de Papel