Mostrando entradas con la etiqueta segundos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta segundos. Mostrar todas las entradas

18 mar. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina árabe: Cuscús


Plato típico del norte de Africa, tradicional del Magreb. En árabe significa "la comida" y se suele cocinar casi a diario.

Se suele servir como segundo plato, tras el tajine o el mechuí. Para tomarlo, se hacen pequeñas bolas de sémola con las manos para introducirlas en la boca, en vez de utilizar cubiertos.

Existen varias versiones, aunque coinciden en un par de cosas, el caldo y la sémola. Por ejemplo, en Argelia, se acompaña de garbanzos, habas y muchas legumbres y hortalizas. En Túnez se suele hacer con conejo y garbanzos. El de Marruecos con pollo o cordero, y se sirve con dos caldos, uno para remojar la sémola, y otro picante que es para las verduras asadas.

También hay versiones con pescado y carne a las que se le suele añadir pasas, almendras, dátiles, nueces, así como versiones vegetarianas.

Este mes he ido un poco pillada de tiempo, y se me ocurrió hacer un "Cuscús express". Este cuscús es perfecto para 2 personas e ideal para cuando tenemos poco tiempo.

"Cuscús express"

Ingredientes:

  • 1/2 kg de muslos de pollo deshuesado y sin piel.
  • 250 grs de cuscús
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 2 dientes de ajo
  • 100 grs de garbanzos cocidos
  • perejil
  • cilantro
  •  1/2 canela en rama
  • comino en polvo
  • jengibre
  • azafrán
  • sal
  • pimienta
  • aceite
  • agua
En una olla grande, freímos el pollo cortado en dados. Cuando esté bien dorado, le echamos la cebolla cortada en trozos grandes, y los ajos pelados y enteros. Removemos, y una vez que la cebolla haya cogido color, se incorpora el cilantro, el perejil , 1/2 rama de canela, azafrán, comino, bastante jengibre , sal y pimienta negra. Dejamos cocer unos 4 minutos.

Echamos agua caliente para hacer un caldo. A continuación añadimos la zanahoria , el calabacín y los garbanzos cocidos ( todas las verduras cortadas en trozos grandes).




Todo seguido, ponemos el cuscús en un colador y lo remojamos con agua. Después, lo colocamos en la parte superior de la cazuela (en la parte destinada a la cocción al vapor). Dejamos cocer unos minutos.


Pasado este tiempo, estiramos el cuscús en una bandeja y le añadimos pimienta negra, sal y un poco de aceite de oliva y agua. Lo trabajamos con las manos o con un tenedor para que los granos de cuscús queden bien separados. Lo volvemos a poner a cocer de 3 a 4 minutos.

Servimos colocando en un plato primero el cuscús y encima las verduras, la carne y el caldito. 
¡Más rápido no se puede!

cuscús exprés

18 feb. 2014

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Boeuf Bourguignon

Boeuf Bourguignon



El boeuf bourguignon es un plato cuyo origen proviene de la región francesa de la Borgoña. Es un estofado de buey, muy reconocido por su sabor y por la poca grasa que el  buey de la raza Charolais le da al plato.

Normalmente este plato se cocinaba en dos días, acompañado de un bouquet garni y de un buen vino de borgoña, así el guiso quedaba impregnado de estos aromas.

A finales de agosto se celebra en Borgoña la fiesta de Charolais, donde es uno de los platos estrella, y se ha hecho conocido por todo el mundo como uno de los grandes platos de la cocina francesa.

La receta original lleva champiñones, yo no le he echado simplemente por que no son de mi agrado.


Ingredientes para 2 personas:

  • 500 grs de carne de ternera lo más tierna posible
  • 350 ml de vino tinto
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 diente de ajo
  • tomillo
  • romero
  • 1 hoja de laurel
  • 125 grs de panceta
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 15 grs de mantequilla
  • 500 ml de caldo de carne
  • 100 grs de cebollitas francesas
  • 1 cucharada sopera de tomate concentrado
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
En un bol poner la carne cortada en trozos iguales, el vino, la zanahoria en rodajas, la cebolla picada, el diente de ajoel tomillo, el romero, y el laurel. Lo tapamos todo con papel film y dejamos macerar una noche entera. Sacamos la carne ya marinada. Secamos con un papel de cocina. Colamos el líquido, reservándolo junto a los vegetales.

En una olla echamos el aceite hasta cubrir ligeramente el fondo. Sofreímos la panceta durante 5 minutos sin que se queme. Reservamos.  Añadimos la carne y sofreímos durante unos 5 minutos. La pasamos al plato donde estaba la panceta. Añadimos los vegetales y cocinamos a fuego medio durante unos 10 minutos, hasta que estén un poco blandos. Echamos la harina y le damos unas vueltas hasta que se cueza un poco. Vertemos poco a poco la marinada removiendo constantemente. Añadimos el tomate concentrado. Echamos la carne y la panceta. Salpimentamos al gusto. Reducimos el fuego y dejamos cocinar durante dos horas y media o hasta que la carne esté casi blanda.

Mientras es un una sartén, echamos la mantequilla para sofreír las cebollitas francesas ya cortadas. Saltearlas hasta que estén doraditas. Añadirlas a la olla con la carne. Cubrimos y seguimos cocinando durante una hora más, añadiéndole el caldo de carne poco a poco en tandas, para que la carne quede cubierta siempre por el líquido. Estará listo cuando la carne esté bien tierna.

Podemos acompañar este guiso con un arroz largo, como el arroz basmati o un arroz salvaje. También podemos hacer un puré de patatas casero que quedará genial con este plato. Aunque este guiso tiene un sabor tan intenso que por si solo ya es maravilloso.




18 oct. 2012

Whole Kitchen en su propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico francés "Coq au Vin"



coq au vin


He de decir que este plato lo ha preparado mi marido. Le hacía ilusión y de hecho yo soy más de repostería y como él cocina muy bien se puso manos a la obra. La receta es para 2 personas.

Ingredientes:

  • 4 chalotas
  • 1 cebolla
  • 1 rama de apio
  • 1 zanahoria
  • 3 lonchas de bacon
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • 25 grs de harina + 1cda más
  • 3 contramuslos
  • 3 cdas de mantequilla
  • 200 ml de vino tinto
  • 250ml de caldo de pollo
  • 150 grs de champiñones
  • un atadillo de hierbas
  • sal y pimienta.
Llevar el agua a ebullición. Poner las chalotas en un bol y cubrirlas con el agua hirviendo. Mantenerlas 5 minutos. Escurrirlas y dejarlas enfriar bien. A continuación se limpian y se pelan.

Picar las cebollas y cortar en rodajas finas el apio. Cortamos las zanahorias en rodajas gruesas y el bacón en trozos de tamaño pequeño (no demasiado). Calentar una cazuela baja y ancha a fuego medio, echar una cucharada de aceite y los ingredientes que acabamos de preparar.

Rehogar 10 minutos, hasta que esté tierno.

Subir el fuego y dorar 10 minutos más, sin dejar de remover. Mientras picamos el ajo lo añadimos y dejamos 1 minuto. Apartamos todo del fuego y echamos en un bol.

Mezclar 25 grs de harina con un poco de sal y pimienta en una bolsa de plástico. Metemos el pollo y agitamos para que se impregne bien.

Agregamos 1 cucharada de mantequilla y una de aceite a la cazuela. Sofreímos el pollo durante unos 10 minutos hasta que se dore, dándole la vuelta a la mitad de tiempo. El pollo tiene que tener espacio suficiente para que se fría si llenamos la cazuela se cocerá. Cuando todo el pollo esté dorado, lo retiramos. Añadimos el vino y dejamos hervir 5 minutos.

Volvemos a introducir el pollo, las verduras y los jugos de la cocción. Vertemos el caldo, echamos el atadillo de hierbas y lo tapamos todo parcialmente. Dejamos cocer 50 min.





Cuando el pollo esté tierno retirarlo junto a la verdura con una cuchara coladora y reservarlo en un bol grande. Mezclar 1 cucharada de harina 1 cucharada de mantequilla hasta que se quede una past fina incorporarla a la salsa, dejar a fuego lento sin dejar de remover durante unos 5 minutos.

Para acabar freír en una sartén con una cucharada de mantequilla los champiñones cortados por la mitad. Freír 2 o 3 min a fuego vivo hasta que estén dorados y tiernos. Sal pimentar.

Volvemos a introducir el pollo y las verduras en la cazuela, removiendo con cuidado, añadimos los champiñones y ya está listo para servir.

Como podemos leer es un plato bastante laborioso, así que tenemos que disponer de bastante tiempo para prepararlo, pero he de decir que el resultado merece mucho la pena.





Diseñado por El Perro de Papel