Mostrando entradas con la etiqueta Huevos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Huevos. Mostrar todas las entradas

8 nov. 2015

Chipirones rellenos con quinoa

chipirones rellenos con quinoa


Uno de mis platos preferidos que hace de mi madre, son los calamares rellenos. Me chiflan, y a veces cuando me pregunta, ¿que hago para comer?, le digo eso.

Y mirad, nunca me había puesto yo a hacer unos en casa, llamarlo pereza, llamarlo odio el olor a pescadería, o qué sé yo.

Ya era hora que de coger los machos e intentar hacerlos, pero yo los he hecho en versión mini, y en vez de carne llevan jamoncete serrano. Otro toque que le he dado ha sido la salsa de tinta negra, que me encanta e introducir la quinoa uno de los cereales con más propiedades tónicas y reconstituyentes, tiene bastante contenido en calcio y hierro y no contiene gluten.


Ingredientes para 2 personas:

  • 12 chipirones o calamares pequeños
  • 2 sobres de tinta
  • 1 cebolla y media
  • 75 grs de jamón serrano
  • 1 huevo
  • 3 dientes de ajo
  • 2 tomates
  • medio pimiento verde
  • 1 taza de quinoa
  • 2 tazas de caldo de ave
  • perejil
Cocemos el huevo en un cazo durante 10 minutos. Lo dejamos enfriar, los pelamos, picamos finamente y reservamos.

Limpiamos bien los chipirones. Separamos las aletas y los tentáculos y reservamos todo.

Ponemos unos 250 ml de agua en un vaso, e introducimos los sobres de tinta. Con una cuchara lo removemos todo bien hasta que la tinta se deshaga por completo. Reservamos.

Para hacer el relleno, pelamos y picamos dos ajos y los doramos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Pelamos y picamos una cebolla pequeña, la añadimos a la sartén y dejamos que se poche. Sazonar. Añadir el jamón finamente picado, rehogar y añadir los tentáculos y las aletas troceadas. Seguimos rehogando. Agregamos los huevos cocidos, salteamos el conjunto para que se mezcle bien y dejamos templar.

Rellenamos los chipirones hasta la mitad o 3/4,ya que luego al freirlos encogerán y se puede salir el relleno. los cerramos con un palillo y los freímos en una sartén con un chorrito de aceite. Los colocamos en una cazuela ancha y los reservamos.



Para hacer la salsa, pelamos y cortamos en láminas el ajo sobrante y lo doramos en una sartén con un chorrito de aceite. Picamos la  media cebolla y el medio pimiento verde, añadimos a la cazuela y dejamos pocha. Sazonar. Agregamos los tomates picados. Añadimos la tinta que habíamos reservado, mezclar y dejar  cocinar a fuego moderado durante unos 20 minutos. Trituramos la salsa con la batidora y la vertemos en la cazuela con los chipirones, dejamos cocinar a fuego suave durante unos 25 minutos. Si vemos que nos quedamos sin salsa le podemos añadir un poco de agua.

Para hacer la quinoa, la lavamos bien y la ponemos en un cazo con el caldo. Dejamos que hierva durante unos 10 minutos, la quinoa habrá absorbido el caldo. Agregamos el perejil picado y mezclamos bien.

Para emplatar, colocamos la quinoa en el plato con un molde o con la ayuda de una cuchara,  colocamos encima los chipirones y los bañamos con la salsa.





5 nov. 2015

Huevos escoceses al estilo Blumenthal

huevos escoceses, Blumenthal


Volvemos este mes con el reto  "Cooking the Chef". Este mes Aisha y Abril, nos lo han puesto  "very chungo", ya que han escogido como cocinero del mes a Heston Blumental.




Para quien no sepa quién es, Heston es el chef y propietario del restaurante "The Fat Duck", un restaurante con tres estrellas Michelin, situado en Berckshire, votado como el mejor restaurante del Reino Unido por " The Food Good Guide" en el 2007 y 2009, y "Mejor Restaurante del Mundo" por varios chefs en el 2005.

Blumenthal, es famoso por su aproximación científica a la gastronomía y ha sido descrito como un alquimista de la cocina por su innovador estilo de cocinar. Podríamos llamarlo el Ferràn Adrià inglés.

Me agarré de los pelos cuando vi el chef de este mes. Pensé... ¿y que hago yo??. Me parecía tan complejo que decidí escoger una receta, que yo creía que era sencilla (nada más lejos de lo que pensaba). Blumenthal hace unos huevos escoceses, consiguiendo que después de cocidos y fritos, la yema continue líquida. 

¡¡¿¿Qué locura no??!!.

En otros retos me he complicado mucho más, como en el de Yayo Daporta, (por el que gané un premio en Canal Cocina).  No es justificación, pero ahora dispongo de menos tiempo, y es cierto que quería hacer una salsa de queso para acompañar este plato tan típico inglés, cuando me di cuenta que iba justa de tiempo y me faltaban ingredientes. Pero lo solucioné con una polenta para acompañar, ya que pienso que la polenta, al igual que los huevos escoceses, es algo muy típico del Reino Unido.


Si digo que no ha sido tan fácil como yo creía, es que no ha sido nada, nada fácil. Tres veces lo intenté, hasta que conseguí que los huevos no se rompieran después de la cocción. Blumenthal dice que hay que cocer los huevos 3 minutos sólo, pero las dos veces que lo hice se me rompieron, y fue todo un desastre. Así que decidí dejarlos 5 minutos, el resultado final ahora lo veréis.


Ingredientes:

  • 4 huevos medianos
  • 400 grs de salchichas o longanizas
  • 1 cda de mostaza
  • 1 cda de maizena
  • 1 cdta de pimentón De La Vera
  • media cdta de sal
  • 1 huevo batido
  • harina
  • pan rallado
Vamos a necesitar un bol con agua fría y hielo.

Primer paso: cocer los huevos

Cocemos los huevos a media cocción, como dice Blumenthal 3 minutos. Yo lo hice a 5 minutos, como he dicho antes, pero mi resultado final no era el esperado, así que podríamos probar con 4 minutos, a ver si no se rompen. Cuando han pasado los minutos, sacamos los huevos y los colocamos en el bol de agua fría con hielo, para que se corte la cocción, y con la ayuda de una cuchara los pelamos.

Reservamos los huevos.

Segundo paso: preparar la carne de salchichas


En un robot procesador, echamos el interior de las salchichas, desechando la tripa. Echamos el pimentón, la maizena y la mostaza. Picamos todo. Echamos a continuación la sal, Blumenthal dice que la sal a parte de aportarle sabor, es un perfecto pegamento para la carne. Picamos un poco más. Lo reservamos.

Tercer paso: envolver los huevos y rebozar

Cogemos un plástico film y colocamos una cucharada grande de la picada de carne, ponemos otro plástico encima y con la ayuda de un rodillo aplastamos la carne, hasta que quede una capa de 1 cm más o menos. Quitamos el plástico de encima y envolvemos el huevo con la ayuda del plástico inferior, cerrándolo y haciendo una pelota.

Pasamos el huevo por harina, luego por el huevo batido y por último  por el pan.

Cuarto paso: Freír y hornear

Ponemos el horno a calentar a 190ºC.

Ponemos una olla con aceite de girasol a freír hasta que el aceite llegue a una temperatura de 190ºC. Freímos los huevos un par de minutos. Los ponemos sobre un papel absorbente para que expulse el aceite sobrante y seguidamente horneamos 10 minutos.

Si queréis ver el paso a paso aquí tenéis el enlace:






El resultado de mi yema a 5 minutos, no es tan deshecha, por eso digo de probar de dejarlos sólo 4 minutos.







Diseñado por El Perro de Papel