18 jul. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española: Patatas a la brava.


patatas bravas

Patata, papa o en algunos lugares batata, es lo que este mes Whole Kitchen propone como propuesta. Las propone  a la brava, que es la tapa más conocida en nuestro país y que no puede faltar en ningún bar de tapas.

Ya sabemos que las típicas patatas bravas son patatas cortadas en trozos, fritas, acompañadas de una salsa picante, y depende de la región donde estemos se presentan de una manera u otra. Por ejemplo, aquí en Cataluña y Comunidad Valenciana se hace con un majado de ajo, guindilla, aceite oliva y pimentón. En Andalucía, se suelen presentar con all-i-oli ( mis preferidas), y en Madrid con tomate y cayena.

Nosotros vamos a hacer una fusión de salsas, para que haya para todos los gustos. Así, ya os dejo la receta.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 4 patatas grandes
Pelamos las patatas, las cortamos en trozos cuadrados, las lavamos debajo del grifo y las secamos bien con papel de cocina. En una sartén calentamos aceite a fuego medio y agregamos las patatas que deben hacerse lentamente al principio y a fuego fuerte la última parte para que queden doradas.

Salsa 1
  • 1 huevo
  • medio ajo
  • 1 chile chipotle
  • 125 ml de aceite
  • una pizca de sal
Esta salsa se hace como la típica " ajonesa". Ponemos el huevo en un vaso de batidora , la mitad del aceite, el ajo el chile chipotle y la sal. Sin mover de arriba hacia abajo, batimos. Cuando esté bien mezclado, vamos echando un chorrito de aceite.

Salsa 2
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 tomates triturados naturales
  • 1 cayena 
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 cucharadita de azúcar
  • aceite
  • un chorrito de vinagre
  • pimienta
  • sal
Pochamos la cebolla en la sartén con el ajo y un chorrito de aceite a fuego lento. Añadimos la cayena y el pimentón picante.
A continuación, añadimos el tomate triturado, la sal, la pimienta , el azúcar y el chorrito de vinagre. Dejamos que se haga durante unos 10 minutos.

Esta es nuestra manera de presentar, para dejar al personal con la boca abierta.



La salsa 1 es la que se encuentra en la  parte izquierda del plato. Hemos jugado también con el color, para representar la bandera española.



15 jul. 2013

El libro del mes: (Julio 2013). Mousse de avellanas y café.

Sprinkle Bakes


Conocí este libro a través de su blog homónimo de la autora Heather Baird. http://www.sprinklebakes.com/.

Este blog  me llamó la atención primero por que salen dos carlinos, y después por la creatividad en sus recetas y la manera tan artística de presentarlas. Cuando vi que había sacado un libro, lo puse en mi lista de imprescindibles y en cuanto pude me hice con él.

El contenido del libro, es bastante parecido a otros libros de repostería, pero tiene la singularidad de agrupar ciertas recetas según su tratamiento con el color, con la forma o con la linea.

 Tiene un capítulo sobre el caramelo, las técnicas y su modelado y en el capítulo del color profundiza en la rueda de colores y la harmonía entre ellos.

No sólo encontramos tartas, galletas o cupcakes, si no, recetas de postres en vaso, técnicas diferentes de decoración con chocolate , y al final, un mix, una combinación de todo lo que nos enseña en el libro aplicándolo a recetas super originales como por ejemplo,  un corazón anatómico hiper real, o una torre de galletas de azúcar.

También nos deja las plantillas para hacer algunos modelos que nos presenta en libro. Yo no tardaría más, y echaría un vistazo a este blog, que para mi fue un gran hallazgo.

Y sin más preámbulos, os dejo la receta del mes de julio. He querido hacer algo fresco y bueno para soportar esta ola de calor que nos tiene fritos.


Mousse de avellanas y café

Ingredientes para la mousse de avellanas:
  • 1/2 taza de avellanas crudas
  • 115 grs de chocolate amargos cortado en cuadrados
  • 1/4 de taza de azúcar muy fina
  • 1 cucharadita de café instantáneo 
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1 1/4 taza de nata para montar

Ingredientes para las avellanas caramelizadas:
  • 10 pinchos de madera largos
  • 10 avellanas enteras (sólo necesitarás 6 pero hay que tener de más por si se rompen)
  • 1 taza de azúcar
  • 1/2 cucharadita de zumo de limón.

Vamos a hacer primero la mousse. Precalentamos el horno a 190º C y colocamos en una bandeja las avellanas crudas. Dejamos unos 8 minutos y sacamos del horno. Una vez estén frías, con un paño las vamos frotando para quitarle la piel.


Echamos en un procesador , el chocolate, las avellanas, el azúcar, la pizca de sal y el café instantáneo. Yo como no tenía instantáneo, eché un poco de expresso ya hecho, como una cucharada más o menos.
Lo picamos todo durante unos 3 minutos.






Mientras vamos cociendo en un cazo 1/2 taza de nata. Cuando esté en ebullición sacamos y la añadimos al procesador. Dejamos que se mezcle bien y quede una crema suave.




Cuando quede esta consistencia que veis la dejamos enfriar en la nevera durante una hora aprox. 
Cogemos el resto de la nata y la batimos hasta que nos queden unos picos suaves. Sacamos la crema anterior ya fría, y la mezclamos con la batidora y esta nata hasta que quede consistencia de mousse. Dejamos enfriar en la nevera de nuevo.




Ahora vamos a por la decoración con las avellanas. Soy una principiante en el tema del caramelo, así que tenía uno poco de miedo por si se me quemaba, por que luego amarga.

Ponemos en una sartén antiadherente el azúcar y el zumo de limón y dejamos caramelizar. Sin remover con ninguna espátula, pero si, moviendo la sartén para que coja todo el azúcar y se mezcle con el zumo de limón.

Una vez, esté listo ( no dejar que oscurezca demasiado) echamos el caramelo en otro recipiente para que no se siga cociendo.

Ensartamos las avellanas en los palillos o pinchos.




Protegemos el suelo que toca al mueble de cocina donde vamos a dejar que el caramelo corra. Comprobamos que el caramelo no esté muy caliente para que a la hora de cubrir las avellanas se haga un hilo más fácilmente. 
Sumergimos las avellanas en el bol, las cubrimos bien y dejamos que se escurran en el filo de la encimera. El caramelo irá cayendo en forma de hilo hacia el suelo.
Dejamos que endurezcan del todo.




Es mejor hacer esto el día que no haga excesivo calor, así el hilo se hará más fácilmente.  Las de la foto ya están listas para la decoración.

Ya podemos servir la mousse. En unas tazas de capuchino o en vasos pequeños echamos la mousse, cubrimos con chocolate rallado o cacao en polvo y para finalizar le colocamos la avellana caramelizada. Y... et voilà, ya tenemos nuestra mousse de avellanas y café.

mousse de avellanas y café

Diseñado por El Perro de Papel