Mostrando entradas con la etiqueta jengibre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta jengibre. Mostrar todas las entradas

29 ago. 2016

Mermelada de Ruibarbo & Jengibre




Cuando viajo fuera, por los países del norte, siempre voy por las fruterías por si tienen ruibarbo. El año pasado, cuando estuvimos en Estocolmo, pude traerme a casa un manojo y lo congelé para cuando se me ocurriera una receta. Al final hice este "Pastel de ruibarbo y polenta".

Cuando me preguntan a que sabe el ruibarbo, no sé como definirlo, es como un vegetal, que se usa para hacer dulces, con un toque ácido, parecido a arándano rojo, pero no tan ácido, con unas notas de sabor vegetal al final. ¡Toma ya!

Hace unos años compré una mermelada de ruibarbo y jengibre en Londres, y pensé que podía hacer mi propia versión. Sabe diferente, la mía es más ácida y es por que no dejé el Ruibarbo macerando un par de horas con azúcar, esto ayuda a quitar su acidez.

ruibarbo


Antes de nada, tendremos que tener unos cuantos botes de cristal con tapa y esterilizarlos con agua hirviendo unos minutos. Luego los sacamos y los dejamos boca abajo en un paño de cocina, hasta que se enfríen. 

Ingredientes 3 o 4 botes:

  • 650 grs de ruibarbo
  • 600 grs de azúcar
  • el jugo de 1 limón
  • 30 grs de jengibre rallado
  • 625ml de agua
Pelamos y limpiamos bien el ruibarbo. Lo cortamos en trozos de unos 2 cms y si queremos quitarle la acidez los dejamos macerando con el azúcar un par de horas.

Ponemos en una olla el agua a hervir, junto el ruibarbo macerado y lo dejamos hervir unos 30 minutos.

A continuación echamos el zumo de limón y el jengibre rallado y dejamos hirviendo unos 10 minutos más, moviéndolo continuamente para que no se pegue.

Llenamos nuestros botes esterilizados y los dejamos sin tapar hasta que se enfríen.

La mermelada que no vayamos a consumir, la podemos conservar meses. Para ello, volvemos a tapar los botes y los colocamos al baño María que tape todo el bote y dejamos hirviendo 20-30 minutos para que se haga el vacío. 


conservar mermeladas



25 may. 2015

Peras al Pedro Ximénez, con cardamomo y jengibre

Peras al Pedro Ximénez, con cardamomo y jengibre

Como ya sabéis, uno de mis cocineras de cabecera es Lorraine Pascale. Hace un mes me uní al grupo de Facebook  "Reto Cocinillas" y me estrené con este Pan Damper.

Estuve revisando las recetas de postre, y me llamó la atención una receta que hacía con peras y vino de Sauternes, con cardamomo y jengibre. El vino de Sauternes, es un vino dulce francés de la región con ese mismo nombre. Como no tenía ese tipo de vino, recordé que el Pedro Ximénez, es un vino perfecto para sustituirlo, y... ¡ que casualidad! me quedaba media botella en casa. Con esto ya tenía todos los ingredientes necesarios para preparar la receta.

Adoro las especies, soy fan del jengibre y de la fruta macerada. He de decir que es el postre más rápido y fácil que he hecho nunca, ¡ah! y más sano. 

Para unas 4-6 raciones

Ingredientes:

  • 400 ml de Pedro Ximénez
  • 100 grs de azúcar moreno
  • la peladura de 1 limón
  • Un trozo de 2 cm de jengibre rallado
  • 4 vainas de cardamomo machacadas
  • 1 palito de canela
  • Las semillas de 1 vaina de vainilla, la vaina o unas gotas de extracto de vainilla
  • Una pizca de pimienta negra recién molida
  • 2 clavos
  • agua para cubrir

Pelar las peras, sin quitar los tallos, y, si no se sostienen, cortar un poco la base.

Poner el vino, azúcar, la peladura del limón, jengibre, cardamomo, canela, vainilla, pimienta y clavo en una olla mediana. Luego colocar las peras en una sola capa y calentar la olla a fuego alto. Verter agua suficiente como para cubrirlas y llevar a ebullición. Dejar hervir al máximo durante 3-4 minutos,  para que pierda el sabor fuerte del alcohol,  reducir el fuego y cocer a fuego lento durante 20 minutos.  Después apagamos el fuego y dejamos que las peras reposen en el líquido hasta que se enfríen.



Una vez frías, se pueden guardar en la nevera con el líquido de la cocción durante 2-3 días, por lo que  quedan estupendas si las preparamos con antelación.

Mejor servirlas templadas, y acompañadas con alguna crema como nata montada o mascarpone con miel, como propone Lorraine, o chocolate fundido como hice yo, aprovechando una ganache que tenía en el frigo. 




Diseñado por El Perro de Papel