9 may. 2015

Zumo detox de remolacha

zumo detox de remolacha


Hace tiempo que iba detrás de una licuadora. Tengo todos, o casi todos los electrodomésticos que se pueden tener, en una cocina de no más 7 m2. Cuando se me antoja algo, mi marido ya se pone a temblar, y dice, ¿otro trasto más?. Pero no puedo remediarlo, aún tengo una pequeña lista de utensilios y cacharros pendientes de compra.

Al final me hice con una, no sabiendo del todo si la iba a amortizar. Soy un poco vaga para comer fruta, y pensé que si hacia zumos, sería una buena forma de meter vitaminas  en el cuerpo. La verdad, es que desde que la compré, hará unos meses, la he utilizado bastante, más de lo que creía. Me he iniciado en el mundo de los zumos y de los green smoothies, y estoy muy contenta, me siento como más sana, como que me estoy dando un regalo.

Y un día hablando de zumos, una amiga me recomendó hacer zumo con remolacha, pensé, ¿remolacha? ¿en serio?. Nunca había probado la remolacha, sólo sabía que es como un nabo, con un interior púrpura, pero no tenía ni idea de que sabor podía tener. También me acordé de mi hermana, siempre me dice que le encanta la ensalada con remolacha, de hecho, es la autora de este gazpacho de remolacha.

Hoy he ido a la Boqueria a comprar remolacha ( mi frutero de siempre no tenía), y cual ha sido mi sorpresa, que al abrirla voy y me la encuentro así.


¡No tenía ni idea, de que podían salir de dos colores! ¡Pero que cosa más bonita da la naturaleza!

 He hecho varias combinaciones con ella con diferentes frutas. Hoy os muestro una combinación muy socorrida por mi, contiene naranja, zanahoria y jengibre. Este zumo nos ayuda a eliminar toxinas, nos cuida la piel, es rico en vitamina C,  rico en hierro y digestivo. También es saciante, por lo que nos ayuda a controlar el apetito entre horas, y claro, bajo en calorías.


Ingredientes:

  • 2 naranjas
  • 2 remolachas pequeñas
  • 1 zanahoria
  • 1 trozo pequeño de jengibre.



Podemos hacerlo de dos formas: licuar todas frutas y verduras, o, exprimir las naranjas primero (darán más zumo, aunque tendrán menos fibra), y luego las añadimos al resto licuado.

Se puede tomar a temperatura natural, pero está muy bueno fresquito, añadiéndole un par de cubitos de hielo. También como idea, podemos decorar nuestro vaso con un trocito de jengibre confitado.

¡No puede haber manera más sana de empezar el día!







Diseñado por El Perro de Papel