18 abr. 2015

Galletas de queso y tomate

Galletas de queso y tomate



Desde muy pequeña, siempre he sido campista. Me encantaba ir en bici, dormir escuchando la naturaleza, bañarme en el mar, sentarme en la playa por las noches...

Ahora ya hace unos años, que esa época terminó, y si, la echo mucho de menos. Pero lo que más, lo que más echo de menos, sinceramente, es comer al aire libre. Levantarme por las mañanas y tomarme el desayuno entre árboles o esas barbacoas familiares donde la carne era la protagonista. Que recuerdos...

Por eso me gustan tanto los picnics. Y me gustan que se conviertan en una pequeña celebración. Así que siempre estoy pensando en que podría llevarme yo que no sea el simple bocata o la típica tortilla de patatas ( que por cierto, odio). El año pasado os enseñé el "Plum cake de jamón y aceitunas", como  un ejemplo de cocina para llevar. Este año os quiero mostrar una receta "para picar", fácil, deliciosa, y lo mejor de todo, se hace de manera rápida y la podemos preparar con antelación.


Galletas de queso y tomate

(adaptación del libro "Cocina para llevar" de Cristina Macía)


Ingredientes:

  • 150 grs de harina
  • 150 grs de harina integral
  • 200 ml de zumo de tomate
  • 1/2 cdta de levadura química
  • 50 grs de mantequilla
  • 50 grs de queso parmesano rallado o emmental
  • 1 cda de orégano
  • 1 cdta de sal

En un bol colocamos las harinas, la levadura, el orégano, la sal y el queso rallado. Derretimos la mantequilla y la incorporamos ( dejamos unas cucharadas para pintar las galletas) junto al zumo de tomate en el mismo bol.

Mezclamos todo bien, hasta que los ingredientes estén perfectamente incorporados. Cogemos la masa, la envolvemos en papel film, y la dejamos 1 hora en la nevera. Mientras precalentamos el horno a 200ºC.

Sacamos la masa, y en una superficie ligeramente enharinada la extendemos con un rodillo de un grosor de 6mm. Con un cortapastas pequeño ( yo he usado uno rizado de unos 4cms de diámetro) cortamos las galletas y las disponemos en una bandeja de horno con papel de hornear.

Con un palillo, hacemos unos pequeños orificios en las galletas (es más que nada decorativo), y las pintamos con la mantequilla derretida que hemos reservado.




Horneamos durante 7-8 minutos, o hasta que estén doradas. Las sacamos y las dejamos enfriar sobre una rejilla, y las dejamos enfriar del todo en un recipiente hermético.

Nota: Si una vez que hemos cortado la primera tanda de galletas nos sobra masa, volvemos a hacer una bola con ella y la volvemos a dejar en la nevera una media hora, de esa manera , evitamos que se deformen en el horno.






Un día al aire libre es perfecto para leer un buen libro o para hacer una de mis actividades preferidas, tejer.




Estas galletas, son perfectas como aperitivo, pero probemos de untarlas con algún vegetal como el humus, ya veréis que manjar.





Diseñado por El Perro de Papel