31 dic. 2015

Roulade de espinacas, rúcula y parmesano con relleno de tomate y piñones.



Rolulade de espinacas


Después de unas semanas con mi horno out, volvemos en este día tan especial, 31 de diciembre, Fin de año, con el "Reto Cocinillas".

Este mes, tocaba reto salado. Normalmente no suelo participar en los salados, a no ser que me guste mucho la receta. Este ha sido el caso de este mes, ya que se nos propuso hacer una "Roulade de espinacas".

Esta receta pertenece al libro "La cocina fácil de Lorraine Pascale", al igual que la receta del mes pasado, las "trufas de mantequilla de cacahuete".

A esta receta le han llamado "roulade",  pero es lo que viene siendo el "brazo de gitano" o  el "swiss roll". Un bizcocho fino que rellenaremos y enrollaremos. Siempre los había preparado dulces, como este tan divertido de conejos "Bunny Swiss Roll", o esta otra receta también de nuestra querida Lorraine Pascale, "Mascarpone & Strawberry Swiss Roll".

Esta vez, la señorita Pascale, nos ha querido sorprender con su versión salada de espinacas, y creedme, ha sido todo un descubrimiento.

He adaptado su receta a la cantidad de espinacas que vienen en una bolsa de supermercado, unos 250 grs.

Ingredientes:

  • Un dado de mantequilla
  • 250 grs de espinacas
  • 4 huevos L
  • 80 grs de parmesano rallado + 1 cda más para espolvorear
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta
  • 200 grs de crème fraîche
  • 80 grs de tomatres secos conservados en aceite, escurridos y picados
  • un puñadito de piñones tostados
  • 50 grs de rúcula
Necesitaremos también un molde rectangular para horno de 23x32 cm.

Como veis, la receta lleva tomates secos conservados en aceite. Yo en vez de comprarlos los he preparado yo misma. Puse un par de tomates en un deshidratador hasta que quedaran secos, y los coloqué en un bote pequeño con aceite de oliva, y los dejé 1 semana en reposo. Si no tenemos deshidratador, podemos secar los tomates en el horno a 65º unas 6 horas.




Precalentamos el horno a 180ºC. Forrar el molde con papel de horno dejando que sobresalga por los bordes, para poder desmoldarlo más fácil después.

Derretir la mantequilla en un cazo grande a fuego medio. Echar las espinacas y rehogar durante 1 minuto, hasta que empiecen a ablandarse. Verter las espinacas en un colador y presionar con una cuchara para que suelte toda el agua, hasta que queden lo más secas posible. Después ,en un robot de cocina o picador, las picamos finamente.

Pasar las espinacas a un bol y agregamos las yemas de los huevos, el queso parmesano, la nuez moscada y sal pimentamos. Batimos bien hasta que esté todo agregado.

En otro bol, montamos las claras, hasta que estén firmes, aunque no hace falta que estén tan batidas como para hacer merengue.

Echamos poco a poco las claras de huevo al otro bol, moviendo con una espátula de manera envolvente para que la masa no se baje.

Echamos toda la masa en la bandeja forrada, y la alisamos con el reverso de una cuchara. Horneamos entre 10-15 minutos.

Sacamos del horno y dejar reposar 5-10 minutos antes de despegarla del papel.

En la encimera, expendemos otro papel de horno y echamos la cucharada de parmesano extra. Sacamos la roulade del molde, y colocamos la parte de arriba hacia abajo sobre el papel que contiene el parmesano. Con cuidado, sacamos el papel adherido, y dejamos que se enfríe del todo.

Preparamos el relleno. En un bol echamos la crème fraîche, los tomates secos picados (podemos dejar alguno entero), y los piñones en un bol, sazonar al gusto. Cuando la roulade esté fría, extendemos el relleno por encma con cuidado, dejamos un margen de  1 cm por todo alrededor. Esparcimos por encima los tomates que tenemos reservados y la rúcula.



Con la ayuda del papel de la base, vamos enrollando poco a poco por la parte más corta del rectángulo, apretándolo bien. Una vez esté enrollada, la colocamos en una fuente, con la junta debajo.



10 dic. 2015

Mantecados Nevados

Mantecados nevados


Hoy abrimos la veda con las recetas navideñas para este año. Y nos iniciamos con unos mantecados nevados caseros muy tradicionales y perfectos para compartir en estas fiestas.

Con esta receta, ya no volveréis a comprar mantecados industriales, os lo garantizo.

Ingredientes:


  • 200 grs de manteca de cerdo
  • 450 grs de harina
  • 125ml de vino blanco seco o de Jerez
  • 50 grs de azúcar
  • 1 cdta de canela
  • media cdta de jengibre en polvo
  • 1/4 cdta de clavo en polvo
  • Azúcar glacé
Poner la manteca en un cuenco y dejarla a temperatura ambiente hasta que se ablande. Añadimos la harina , el azúcar, y las especies  y mezclar bien. Verter el vino y seguir moviendo hasta obtener una masa homogénea. Hacemos una bola con ella, la tapamos con papel film y la metemos en la nevera entre 3 o 4 horas.

Precalentamos el horno a 180ºC. Espolvorear la mesa de trabajo con una poco de harina. Retiramos la masa del frigorífico, y colocarla encima de la encimera para poder estirarla con el rodillo, también enharinado. Debemos tener una plancha de un grosor de 1 cm y medio.

Cortarla en discos con un cortapastas redondo y colocarlos en una bandeja forrada de papel de hornear. Hornear los nevaditos de 20 a 25 minutos, hasta que la superficie empiece a dorarse. Sacarlos del horno y dejar que se templen. Espolvorear con abundante azúcar glacé.




Si queremos regalar nuestros mantecados, podemos meterlos en una cajita mona, o podemos envolverlos con papel para polvorones, quedarán super profesionales.






5 dic. 2015

Tarta de merengue y naranja

tarta de merengue y naranja


Este mes con el reto " Cooking the Chef", tengo sentimientos encontrados. Por un lado me encanta el chef propuesto para este mes, por otro lado, no estoy muy contenta con el resultado de mi tarta en cuanto a decoración se refiere. El chef, o mejor dicho, el repostero propuesto este mes ha sido el gran Paco Torreblanca.


Nacido en Villena (Alicante), llegó de manera accidental al mundo de la pastelería  De abuelos panadero, su padre estudiaba Arquitectura en Barcelona durante la Guerra Civil Españolay, como republicano, al acabar ésta resultó apresado. En la cárcel conoció a Jean Millet, Mejor Obrero de Francia, y al alcanzar Paco los 12 años, lo mandó a Francia con él. Permaneció allí hasta los 24 donde recibió su formación de repostero y donde descubrió su pasión, así como todo un mundo de posibilidades creativas.

En 1978, regresó a España y abrió en Elba la primera pastelería Totel. Ganador de numerosos premios como la Medalla de Oro en Maicop en 1979 y en 1981, o la Medalla de Oro en Alimentaria en 1980, en otros. En 1988 recibe el premio al Mejor Maestro Artesano Pastelero de España, y dos años después, recibe el de Mejor pastelero de Europa. En el 2004, recibe el encargo de la elaboración de la tarta nupcial de los Príncipes de Asturias, ahora reyes de España. También ese año, recibe el premio al Mejor Pastelero de Postres de Restaurante de España. Dos años después, la Academia de Gastronomía Española reconoce sus logros otorgándole su Gran Premio.

Paco Torreblanca también se ha dedicado a la divulgación de la repostería a través de diversos libros, la intervención de ponencias en diversos congresos de alta cocina, y la apertura de la Escuela Paco Torreblanca en 2013. Todo ello a pesar de que la crisis le ha obligado, en 2014, a disolver la empresa de Patelería Totel S.L.

Aún así, sigue trabajando. Su pastelería se define como un arte evolutivo, se basa en el estudio constante de productos locales y de todo el mundo.


Mi experiencia con Torreblanca no sólo se limita en el reto de este mes. Hace un par de años, con toda mi ilusión, me presenté a un casting de T.V, donde podíamos recibir clases con Paco Torreblanca, y así aprender de un gran maestro. Me dio pena que su nombre se viera implicado en un proyecto tan poco sólido, si queréis, podéis ver mi experiencia del casting aquí.

Ya os dejo de tanto royo y procedemos con la receta elegida para el reto, Tarta de merengue y naranja. Es una tarta diferente, ya que su base no es bizcocho ni la típica pasta brisa que se utiliza para el lemon pie. Esta receta lleva una base de sablé bretón, una crema de naranja y merengue italiano.


Ingredientes crema de naranja:

Para esta tarta sólo necesitaremos 200 grs

  • 7-8 huevos (428 grs)
  • 285 grs de azúcar
  • 86 grs de mantequilla
  • 43 grs de almidón de maíz (maicena)
  • 4 naranjas
  • 1 limón
  • Ralladura de naranja y limón
Mezclar el zumo de las naranjas y el limón, la ralladura  y la mitad del azúcar en un cazo. Calentar hasta que llegue al punto de ebullición. Mover la mezcla continuamente.

Por otro lado, mezclar la maicena con el resto del azúcar.

Juntar los huevos y el azúcar con la maicena fuera del fuego.

Mezclar bien y cocer todo junto al baño maría, es decir, los zumos con la mezcla.

Dejar que se enfríe hasta unos 50ºC más o menos y, por último, incorporar la mantequilla.



Ingredientes sablé bretón:

Necesitaremos 250 grs de sablé bretón.

  • 240 grs de azúcar
  • 255 grs de mantequilla
  • 7 yemas (120 grs)
  • 337 grs de harina
  • 22 grs de levadura
  • 7 grs de sal
Montar el azúcar con la mantequilla en pomada, en la batidora eléctrica e ir añadiendo las yemas hasta que estén blanqueadas.

Tamizar la harina, la levadura y la sal, pasándolas por un colador. A continuación, añadirlas a la mezcla anterior poco a poco sin parar de batir. Después, mezclar con una espátula hasta que quede una masa homogénea.

En un molde redondo de unos 20 cms, colocamos la masa y la horneamos durante unos 20 minutos a 190ºC. Sacamos y dejamos enfriar antes de rellenar con la crema.

Una vez fría, rellenamos la tarta con la crema de naranja, con la ayuda de una manga pastelera.

Metemos en el horno a 150ºC durante 5 minutos. Sacar del horno y dejar enfriar.

Añadimos un poco de azúcar en grano y quemar con una pala de metal o soplete.




Y ahora vamos a por el merengue italiano.

Ingredientes merengue italiano:

Sólo necesitaremos 100 grs


  • 150 grs de azúcar
  • 45 ml de agua
  • 4 claras (150 grs)
  • 40 grs de azúcar


Mezclar el azúcar y el agua y cocer hasta 121ºC.

Por otro lado, mientras el azúcar está en el fuego, montar las claras con 40 grs de azúcar y verter el azúcar cocido lentamente.

Seguir montando hasta que tenga la textura esponjosa del merengue de 2 a 3 minutos.

Con el merengue, decoramos la tarta. Este es mi ejemplo, el de Paco le da mil vueltas.




Para darle el toque final, quise hacer unas pequeñas decoraciones con chocolate. Primero atemperé el chocolate, y después lo puse sobre un acetato, y con la ayuda de la espátula lo extendemos hasta que quede una capa fina.

A continuación, hacer surcos rectos y paralelos unos con otros, con el mango de un tenedor o un peine de pastelería.

Enrollamos el acetato como un pergamino y colocamos celo en los bordes antes de que se enfrie. Para   que se enfríe lo antes posible colocar la lámina en la nevera a 5º C.



Una vez frio el chocolate, sacamos tiras y decoramos como mas nos guste. Espolvoreamos con azúcar  glacé por encima para acabar.




Diseñado por El Perro de Papel