30 abr. 2015

Pan Damper australiano con aceitunas

Damper bread


Este Sant Jordi, me regalaron el libro de "La cocina fácil de Lorraine Pascale". Beatriz de BeaRecetasymas, viendo que soy fan de Lorraine Pascale, me invitó al grupo de Facebook, "Reto Cocinillas".

Yo no sabía si apuntarme, por que ya tengo algunos retos mensuales, y con el trabajo y todo, no sabía si podría llevarlo acabo. Pero al ver que la receta era pan, dije, ¿como no voy a hacerla?

Como sabéis, soy un poco panarra, aunque de momento, no he trabajado con masa madre, creo que me da un poco de miedito. Al leer la receta de este pan, me di cuenta, que era bastante sencillo, ya que ni utiliza harinas de fuerzas, ni levaduras de panadero, ni lo que solemos utilizar normalmente para hacer pan. Una vez me puse manos a la obra, mi sorpresa fue mejor, es uno de los panes más fáciles junto al "soda bread" que he hecho nunca.

Ingredientes:

  • 450 grs de harina leudante ( harina más 3 cdtas de levadura química, en su defecto)
  • 1 cda de aceite de oliva
  • 225 ml de agua tibia
  • media cdta de sal
  • 75 grs de aceitunas ( he usado negras que me gustan más)
  • 3 ramitas de romero fresco
  • aceite de oliva virgen
  • vinagre balsámico 
Precalentamos el horno a 200ºC

En un bol, echamos la levadura leudante junto la sal, la cucharada de aceite y el romero picadito. Hacemos un hueco en el centro y añadimos el agua tibia. Con una cuchara, o con las manos, amasamos bien todo el conjunto, hasta que esté bien incorporado. Podemos acabar de amasar en la superficie de trabajo, nos será más fácil.

Aplanamos el pan como si fuera una torta. Picamos las aceitunas, y las esparcimos por el pan aplanado, presionamos las aceitunas para que se adhieran a la masa. Cogemos los bordes de la masa y como si fuera un paquete vamos cerrando de fuera hacia dentro, de forma que quede una bola de masa, las aceitunas quedarán en el interior. Le damos la vuelta a la masa, y formamos con las manos una pequeña bola.

Cogemos la masa, ya ponemos en una bandeja de horno. Con la ayuda del mango de una cuchara de madera, presionamos sobre el pan de manera radial, 4 veces.





Metemos en el horno durante una media hora. Sacamos, esperamos a que se enfríe un poco y podemos servir. Este pan es mejor tomarlo calentito, mojado en aceite con vinagre balsámico. A mi personalmente, sólo me gusta con aceite, también queda delicioso.

Nota: Al hacerlo con levadura química y con harina común, este pan no dura blando mucho tiempo, es mejor consumir el mismo día.





 Aquí os dejo el enlace del resto de los participantes:




27 abr. 2015

Handmade Festival 2015

El viernes pasado, arrancó la segunda edición de la feria dedicada al "Do it yourself". En esta feria encontramos todo lo necesario para hacer todas las manualidades que podamos imaginar. Expositores, talleres, clases magistrales, charlas, conciertos, foodtrucks, etc.


bolillos
Señora de la asociación de Puntaires de Terrassa haciendo bolillos.


Como el año pasado, no pude asistir, creí que con 2 horas tendría la feria vista, pero me equivoqué. Era más grande de lo que me pensaba, y me perdí entre tanto expositor, y cosas maravillosas que "necesitaba" jajajaja.

Antes de entrar al recinto, en pleno aire libre, encontramos ya expositores varios, una zona de market, donde podíamos comprar alimentación ecológica, embutidos, dulces, etc. Y también algún puesto de productos hechos a mano.









Las partes laterales, estaban llenas de food trucks, donde podíamos hacer un alto en nuestra visita y degustar, todo tipo de platos.



Y antes de entrar, expositores de wedding, de todo para organizar bodas.

El area se divide, en zonas. La primera zona que nos encontramos nada más entrar , es la zona del papel, una de mis preferidas por cierto. Allí podías comprar todo para el scrapbooking, sellos, tintas, cortadores, reglas, pinturas, ojales, etc. Yo iba con la idea, entre otras, de comprarme un kit para hacer mis propios sellos, me costó de encontrarlo, habían muchísimas cosas, y no lo encontraba por ningún expositor. Pero al fin, vi la luz y lo encontré en el stand de Conesa.




Y luego me volví a perder entre tintas, washi tapes, fornituras, cortadores, herramientas, sellos, libros...








Los pastelitos que vereis a continuación, aunque parezca mentira, no se comen, forman parte del Stand Kirei. Es una técnica japonesa que se hace con una masa, y quedan así de monos (en un par de meses es mi cumpleaños, no digo más)






 Otra de mis zonas preferidas, la zona de hilo.  Telas para patchwork, agujas, pasamaneria, fornituras, maquinas de coser, lanas,... puff, todo lo que se necesita para nuestras creaciones. He de decir, que eché en falta hilos de bordar, fue, lo único que no encontré.





Una zona de cocina,  con la idea de " hazlo tu mismo", podemos encontrar talleres de pan, kits para hacer cerveza, talleres de cocina, comida ecológica, etc.









Una zona infantil, dedicada a los más pequeños, con ropita y juguetes. Otra zona de bricolage, donde la jardineria, los muebles artesanales, pinturas y herramientas eran los protagonistas.







Me llamó la atención el Stand de Bamboo bikes Barcelona. Un nuevo concepto de bicicleta urbana, producidas de manera artesanal, en Barcelona con materiales sostenibles como el bamboo.




Una zona atelier, para todo aquel que quisiera aprender alguna técnica, tanto de cocina, como de estampado, tejido, etc. Además este año, el Handmade Festival estaba dedicado a Japón, por lo que los talleres tenían esa temática.

En la zona " Aires de Japó", podías comerte un yakishoba, un mochi, hacerte la manicura de gel, comprar teteras artesanales  o ver exposiciones como la de los preciosos kimonos.







A parte del atelier, en los propios stands, se impartían diversos talleres y demostraciones, la mar de interesantes. Fue muy divertido, pasear por allí y ver a la gente en acción.





En resumen, para mi sorpresa, me gustó más de lo que yo pensaba. La oferta era bastante variada y muy interesante. El próximo año, me pido el día libre, pero me faltó tiempo, y me perdí algunas charlas a las que me hubiese gustado asistir.

26 abr. 2015

Pancakes de arándanos con lemon curd

pancakes de arándanos


Cuando se acercan fechas señaladas como el día de la madre o el día del padre, siempre pensamos en lo que vamos a regalar ese año. Y es que a veces, no tenemos ni idea de que comprar, que si un bolso, un pañuelo, cremita, cinturones...

A veces estos días, lo mejor es regalar algo que sale de nosotros, algo que sale de nuestro interior, como por ejemplo, ¿que os parece la idea de despertarla con un buen desayuno?

Yo sé que a mi madre le encanta el limón. Le gusta el mousse de limón, helado de limón, bizcocho de limón, ambientador de limón...Vamos, que sabes que aciertas con ese ingrediente. Por eso se me ha ocurrido que para este año, podía preparar unos pancakes de arándanos con una deliciosa lemon curd ( crema de limón).

Primero prepararemos el lemon curd, y dejaremos que se enfrie para poder utilizarlo. Yo recomiendo hacerlo un día antes, y además, podemos guardar lo que nos sobra en la nevera durante unos 15 días. La receta del lemon curd la tenéis aquí.


Ingredientes pancakes:

  • 1 taza de harina
  • 1 huevo
  • 1 cda de levadura
  • 1 taza de leche
  • media cdta de sal
  • 1 cda de sirope de maple o pancake syrup
  • 2 cdtas de mantequilla derretida
  • 100 grs de arándanos

En un bol mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina, la sal y la levadura.

Derretimos la mantequilla en el microondas. En un bol batimos el huevo junto a la leche, el sirope y la mantequilla derretida. A esta mezcla, vamos añadiendo poco a poco los ingredientes secos, y batimos bien. Por último, echamos los arándanos y removemos para que se incorporen a la masa.

Preparamos una sartén antiadherente, ligeramente engrasada con mantequilla, y vamos echando porciones de masa. Dejamos el pancake un par de minutos por cada lado, o como hago yo, cuando veo que los laterales están hechos y empiezan a salir burbujas, les doy la vuelta.

Emplatar, colocando un pancake, un poco de lemon curd, otro pancake, y así hasta finalizar.

¡Bon appetit!



18 abr. 2015

Galletas de queso y tomate

Galletas de queso y tomate



Desde muy pequeña, siempre he sido campista. Me encantaba ir en bici, dormir escuchando la naturaleza, bañarme en el mar, sentarme en la playa por las noches...

Ahora ya hace unos años, que esa época terminó, y si, la echo mucho de menos. Pero lo que más, lo que más echo de menos, sinceramente, es comer al aire libre. Levantarme por las mañanas y tomarme el desayuno entre árboles o esas barbacoas familiares donde la carne era la protagonista. Que recuerdos...

Por eso me gustan tanto los picnics. Y me gustan que se conviertan en una pequeña celebración. Así que siempre estoy pensando en que podría llevarme yo que no sea el simple bocata o la típica tortilla de patatas ( que por cierto, odio). El año pasado os enseñé el "Plum cake de jamón y aceitunas", como  un ejemplo de cocina para llevar. Este año os quiero mostrar una receta "para picar", fácil, deliciosa, y lo mejor de todo, se hace de manera rápida y la podemos preparar con antelación.


Galletas de queso y tomate

(adaptación del libro "Cocina para llevar" de Cristina Macía)


Ingredientes:

  • 150 grs de harina
  • 150 grs de harina integral
  • 200 ml de zumo de tomate
  • 1/2 cdta de levadura química
  • 50 grs de mantequilla
  • 50 grs de queso parmesano rallado o emmental
  • 1 cda de orégano
  • 1 cdta de sal

En un bol colocamos las harinas, la levadura, el orégano, la sal y el queso rallado. Derretimos la mantequilla y la incorporamos ( dejamos unas cucharadas para pintar las galletas) junto al zumo de tomate en el mismo bol.

Mezclamos todo bien, hasta que los ingredientes estén perfectamente incorporados. Cogemos la masa, la envolvemos en papel film, y la dejamos 1 hora en la nevera. Mientras precalentamos el horno a 200ºC.

Sacamos la masa, y en una superficie ligeramente enharinada la extendemos con un rodillo de un grosor de 6mm. Con un cortapastas pequeño ( yo he usado uno rizado de unos 4cms de diámetro) cortamos las galletas y las disponemos en una bandeja de horno con papel de hornear.

Con un palillo, hacemos unos pequeños orificios en las galletas (es más que nada decorativo), y las pintamos con la mantequilla derretida que hemos reservado.




Horneamos durante 7-8 minutos, o hasta que estén doradas. Las sacamos y las dejamos enfriar sobre una rejilla, y las dejamos enfriar del todo en un recipiente hermético.

Nota: Si una vez que hemos cortado la primera tanda de galletas nos sobra masa, volvemos a hacer una bola con ella y la volvemos a dejar en la nevera una media hora, de esa manera , evitamos que se deformen en el horno.






Un día al aire libre es perfecto para leer un buen libro o para hacer una de mis actividades preferidas, tejer.




Estas galletas, son perfectas como aperitivo, pero probemos de untarlas con algún vegetal como el humus, ya veréis que manjar.





16 abr. 2015

Pan de Sant Jordi

Pan de Sant Jordi




Sant Jordi es por excelencia el patrón de los enamorados en Cataluña. Cada 23 de abril y coincidiendo con el día del libro, nosotros celebramos esta tradición, que consiste en que el hombre regala una rosa a la mujer, y la mujer regala una libro a su amado. Pero, ¿queréis saber de donde nace la historia?




Se dice que hace mucho, mucho tiempo, el pueblo de Montblanc fue devastado por un temible dragón. En el pueblo sólo reinaba el terror, por eso los habitantes de Montblanc pensaron en darle al dragón una persona cada día, como sacrificio.

Así que después de una larga discusión, los aldeanos decidieron sortear quien iba a acabar en el estómago del dragón.

Pero un día, la mala suerte llegó, y la hija del rey fue escogida para ser devorada por el dragón. El rey, afligido, no tuvo otro remedio que aceptarlo, si era su turno tendría que aceptarlo.

Así fue como la doncella, salió de su castillo para encontrarse con la bestia, mientras todo el pueblo la miraba desconsolado. Pero mientras la princesa se dirigía hacia su sacrificio, un joven caballero, con una brillante armadura, montado sobre un caballo blanco, hizo acto de presencia.

El joven le dijo a la doncella:

-No sufras, joven doncella. He venido desde muy lejos, para protegerte y liberarte a ti y a tu pueblo de la bestia.

En ese mismo momento, surgió de la nada el dragón. Empezó una intensa batalla, hasta que el caballero le clavó su lanza, y lo mató. De la sangre que brotó, surgió un rosal, con rosas rojas, las más bonitas que nadie había visto nunca. El joven cortó una y se la regaló a la princesa en muestra de su amor.


¿Os ha gustado? ¿A que es una historia preciosa?

Yo siempre rompo la tradición y nunca dejo que me regalen rosas, jejeje, ¿que le vamos a hacer, si prefiero los libros? Por que los libros son para siempre, y debemos fomentar la lectura.

Y sin más remilgos, os dejo con esta receta tan fácil, del ya tradicional "Pan de Sant Jordi". La receta es una adaptación de esta otra de Miguel López Iturriaga del blog gastronómico " El Comidista."

Ingredientes:

  • 500 grs de harina de fuerza
  • 350 grs de agua templada
  • 7 grs del levadura seca
  • 1 cdta de sal
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 100 grs de sobrasada
  • 100 grs de queso emmental rallado 
  • 40 grs de nueces picadas.

Lo primero que vamos a hacer es la masa. La podemos hacer a mano o con la amasadora y el accesorio gancho, como he hecho yo.

Desliamos la levadura con la mitad del agua. En el bol de la amasadora colocamos la harina y hacemos un hueco en el centro donde echaremos el agua, el agua con levadura, el aceite y la sal. Lo amasaremos todo hasta que la masa se despegue de las paredes.

Enharinamos una superficie, y amasamos bien para que la masa quede más elástica. Dividimos la masa en tres partes, cada parte será un poco más grande, ya que necesitaremos 4 tiras de masa con sobrasada, 3 tiras de masa con queso y 2 de masa con nueces (representan el escudo)

Yo pesé mi masa y hacía más o menos poco más de 800 grs, por lo que dejé unos 200 para la de nueces, 260 para la de queso y el resto la de sobrasada ( pero todo esto a ojo, más o menos calculando)





Cogemos cada masa y la mezclamos con el ingrediente que le toca y amasamos cada pieza hasta que se integren los ingredientes en toda su totalidad.




Engrasamos un molde cuadrado o rectangular. Vamos colocando las tiras de las masas, formando la bandera catalana, de tal forma que las tiras de nueces serán los laterales, e iremos intercalando las de sobrasada y queso de esta forma.






Dejamos fermentar una hora, y mientras calentamos el horno a 180ºC. Cuando pase el tiempo, metemos el molde en el horno y colocamos una bandeja metálica debajo  donde echaremos un vaso de agua, para que en el horno haya vapor y el pan suba mejor mientras se está horneando. Hornearemos entre 40-45 minutos, cuando veamos que ya se está ligeramente dorando por encima, es que estará listo.

Sacamos del horno, dejamos que pase unos minutos para poder desmoldar y lo colocamos sobre una rejilla para que se enfríe del todo. Y una vez frío, podemos servir. Es un buen acompañamiento para cualquier embutido, incluso es delicioso tomarlo sólo.








Yo también tengo a mi propio dragón, bueno más bien parece una vaquilla. No come personas, aún, pero yo si que me lo comería a él.








Diseñado por El Perro de Papel