25 ene. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico Escocés Scones

scones con nueces y dátiles


¡Que contenta me puse cuando vi que Whole Kitchen proponía Scones como reto de enero! Sabéis que hace poco estuve en Londres, y mira por donde no probé estos panecillos, así que me quedé con las ganas.

Son originarios de Escocia y hoy en día son imprescindibles a la hora del té inglés que se acompaña con clotted cream (nata que tiene más de 60% de grasa que al ser batida queda como mantequilla) y diferentes mermeladas.

Dejo mi propuesta con un toque de Chatos Chefs

Scones con nueces y dátiles.

Ingredientes:

  • 50 grs de nueces picadas
  • un puñadito de dátiles picados
  • 260 grs de harina
  • 50 grs de azúcar
  • 10 grs de levadura en polvo
  • una pizca de sal
  • 75 grs de mantequilla muy fría en cubitos
  • 1 huevo batido
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 120ml de nata
  • leche para pintar

Picamos las nueces y los dátiles y reservamos.




Mezclamos la harina con el azúcar, la levadura y la sal. Añadimos los cubitos de mantequilla fríos a los ingredientes secos y mezclamos, tiene que quedar como una harina amarillenta. Si tenemos un procesador , estupendo, pero si no, podemos hacerlo con las manos muy frías o con un amasador manual.
En un vaso medidor tenemos la nata, mezclamos el huevo batido y la vainilla. Todo esto lo añadimos al procesador o lo amasamos a mano. No sobreamasar. Por últimos, añadimos las nueces y los dátiles picados y amasamos un poco más sobre una superficie enharinada.




Estiramos la masa en la superficie con un rodillo y dejamos un grosor de 1,5cm más o menos. Cortamos la masa con un cortador redondo de unos 8cms,  colocamos los scones sobre una bandeja del horno forrada y los pintamos con leche.




Horneamos a 190º C entre 15 y 18 minutos. Tienen que quedar doraditos pero no muy tostados. Una vez los sacamos dejamos enfriar en una rejilla. 

Y ahora podemos servirlos sólos, con mantequilla y mermelada, con paté, con queso...




18 ene. 2013

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina China: Cerdo Agridulce

Cerdo agridulce

Esta es la primera propuesta salada del año que nos ofrece Whole Kitchen, cerdo agridulce. Siempre he comido este plato en restaurantes chinos, pero se nota que la salsa que utilizan es la del bote. Así que nos atrevemos en cocinar este plato con una salsa casera muy rica.

Ingredientes:

Para el guiso:
  • 400grs de magro de cerdo cortado en trocitos
  • harina para espolvorear.
  • 1 pimiento verde
  • un puñado de anacardos
  • media cebolla grande
  • 2 rodajas de piña troceadas.
  • sal

Para el rebozado:
  • 100 grs de harina
  • 1 cucharada y media de levadura
  • 240 ml de cerveza
  • una pizca de sal

Para la salsa:
  • 2 cucharadas de ketchup
  • 120 ml de caldo de pollo
  • ralladura fina de jengibre
  • 3 cucharadas de vinagre de arroz
  • 2 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de sal de soja
  • 1 cucharadita de maicena.

Primero hacemos el rebozado. Mezclamos la harina con la levadura y la sal en un bol. Hacemos un huevo y vamos añadiendo poco a poco la cerveza y removiendo hasta que quede una masa un poco densa. Dejamos reposar 30 minutos.




Mientras, podemos hacer la salsa. Mezclamos todos los ingredientes excepto la maicena en un cazo y lo ponemos a fuego hasta que la miel se deshaga. La cucharadita de maicena la mezclamos con un poco de agua y añadimos a la salsa. Dejamos 1 minuto más al fuego.




Con la masa lista rebozamos el cerdo y freímos en tandas para que no se pegue todo. Reservamos.



He de decir que el rebozado estaba buenísimo, la cerveza le da un toque especial.
Cortamos el pimiento y la cebolla, y ponemos en una sartén con aceite a rehogar, no lo pochamos mucho pues las verduras tienen que estar un poco crujientes. Añadimos la salsa, el cedo rebozado, la piña y los anacardos, y dejamos un par de minutos que se haga.





¡Ya está listo para servir!. Espero que os atreváis a hacerlo ya veréis como sorprenderéis a vuestras visitas .

9 ene. 2013

El libro del mes : ( Enero 2013).Marshmallows.




"Marshmallow Madness!"

Ya hemos empezado el año con las pilas cargaditas para traeros nuevas recetas, nuevos libros, retos, etc.
El libro de este mes va dedicado a los Marshmallows, más conocidos aquí como " nubes". Cuando estuve en Londres, como ya puse en otro post, había tiendas dedicadas a hacer nubes caseras, nubes con decenas de sabores. Aquí, de momento no he visto nada por el estilo, así que me he aventurado y me he puesto a hacerlos yo.
He de decir que me ha sido, a la 4ª me ha salido, y todo ha sido porque las dos primeras substituí la gelatina por agar agar y lo hice mal, encima; la tercera puse demasiada agua para hidratar la gelatina y la 4ª ya perfecta.

Este libro contiene un montón de recetas de Marshmallows, pero hay que saber que lo más importante es que divide la receta en tres pasos: 
  • The Bloom ( sería la parte donde hidratamos la gelatina)
  • The syrup ( el jarabe que hacemos para mezclar con la gelatina)
  • The mallowing( el toque final, cuando ya esté todo montado)
Podemos encontrar los clásicos de vainilla, con fruta, sabores de cocktail, para hacer con niños, para gourmets, y postres.



Yo os voy a dejar con la receta base y una modificación que hemos hecho para darle el toque Chatos Chefs.

Clásico de vainilla

The bloom

  •  2 sobres de 10grs de gelatina neutra
  • 1/2 taza de agua fría

The syrup

  • 3/4 de taza de azúcar
  • 1/2 taza de sirope de maíz dividido
  • 1/4 taza de agua
  • 1/8 de cucharadita de sal

The mallowing

  • 2 cucharaditas de vainilla
  • 1/2 taza de polvo de revestimiento (1 1/2 taza de azúcar glace y 1 taza de maicena todo cernido junto)

¡Empezamos!
Primero cogemos un molde rectangular y engrasamos con spray. Sobre esto lo colocamos un papel de horno en la base del molde ( nos irá bien para desmoldar). Sobre el papel espolvoreamos con un poco de polvo de revestimiento con la ayuda de un colador.

Cogemos los sobres de gelatina y los mezclamos con la media taza de agua fría y lo ponemos en el bol de la amasadora. Dejamos hidratar unos 5 minutos.

El sirope. Mezclamos el azúcar 1/4 del sirope de maiz, el agua y la sal en un cazo a media temperatura hasta que empiece a hervir. Hervimos, moviendo con una cuchara de madera hasta que la temperatura alcance 110º C o 240ºF. Mientras tanto ponemos el resto de sirope de maiz en el bol de la amasadora con la gelatina ( aquí dice que pasemos la gelatina en un bol y coloquemos en el microondas para que se deshaga pero no hace falta, de hecho se podría echar todo el sirope de maíz  en el cazo).

Ponemos a batir la gelatina con las varillas en una velocidad media. Cuando el sirope ya esté listo vamos añadiendo poco a poco al bol que está batiendo. Batimos 5 minutos a velocidad media. Luego le subimos la velocidad 5 minutos más. Echamos la vainilla ahora, y batimos 3 a 4 minutos más en velocidad alta.

El aspecto que tiene que tener ahora es como de merengue italiano. Con una espátula engrasada, sacamos la crema y la ponemos en el molde. Aplanamos bien para que la superficie quede lisa y espolvoreamos la superficie con más polvo de revestimiento. Ahora dejamos que se seque todo unas 6 hora en un sitio seco y fresco ( yo lo dejé toda la noche).

Ya es la hora de cortar. Con ayuda de la espátula sacamos el bloque y lo volteamos para que el papel que hemos puesto quede arriba y lo podamos sacar con facilidad. Cortamos cuadrados con un cuchillo o cortador de pizza y con la ayuda de un colador espolvoreamos los cuadrados para que no se peguen entre si.
¡ Y ya está! Fácil no me supuso, hay que saber cuando la gelatina está hidratada, si hay mucha agua,... todo es como un experimento químico.

Ahora os pongo la variación que hemos hecho. Cogí la receta de Torrone pero con una ligera modificación.
Usamos la masa anterior, pero substituimos 1/4 de sirope de maíz por  2 cucharadas de miel, añadimos 50 grs de almendra crocante y arándanos deshidratados. No le he echado extracto de vainilla.

Aquí tenemos el bloque entero y el aspecto que tiene una vez se corta.



Marshmallows

Espero que os atrevais a probar a hacer estos deliciosos Marhsmallows. Ya sabéis que la creatividad es un papel fundamental, así podréis crearlos con diferentes sabores, colores, formas...

2 ene. 2013

ROCCO Restaurante & Cocktail Bar


La semana pasada navegando por internet, vi una recomendación que hacía la página Comer japonés. Se trataba del nuevo restaurante de la ciudad condal, Rocco. Inaugurado el 10 de diciembre, se trata de un restaurante donde tienen una cocina fusión japonesa con occidental, dentro de un marco que le podría denominar " barroco glam".

Como se acercaba nuestro aniversario, y vi una crítica excelente, no pude remediarlo y reservé una mesa para este día. Nada más entrar, nos atendieron de una forma perfecta. Quedamos maravillados por la decoración del local, ( siempre que te guste este tipo de interiores) me gusta comer sushi de vez en cuando en un sitio que no parezca una taberna japonesa. Aquí os dejo la foto del interior. 

rocco restaurante


Bonito, ¿eh?
Como buenos amantes de la comida japonesa , pedimos unas gyozas de carne y una tempura de langostino para abrir boca. Las gyozas estaban deliciosas, con la masa perfecta y la tempura crujiente, nada gomosa y  langostinos hermosos.




Y como el sushi , nunca, pero nunca puede faltar en nuestra mesa, decidimos pedir una tabla de Sushi no Moriawase, compuesto por makis de salmón, nigiris de salmón y atún y sashimi de lo mismo. He de decir que especificamos que no nos pusieran pescado blanco, ya que a mi no me va mucho. 
Pero me faltaba algo, alguna especialidad, por eso el maitre nos recomendó el Dragon Uramaki, que iba relleno de tempura se salmón, envuelto con aguacate fino y anguila, con una salsa deliciosa.




El sashimi de atún era una delicia, se deshacía en la boca, yo no soy de sashimi, pero a partir de ahora creo que esto va a cambiar. Y que decir del Uramaki, todo un acierto. 

El toque final lo puso el postre. Me quedé con ganas de alguno hecho con té matcha, pero nos recomendaron un coulant con ferrero rocher. Bueno, para los amantes del chocolate este es un postre obligatorio. Calentito, un bizcocho tierno, con ese toque de avellanas del ferrero y un acompañamiento de helado de vainilla.



Si tengo que poner una nota al restaurante esta sería un 8, ya que eché en falta el postre con té y también el típico té sencha para final. El resto fue estupendo, no pudo haber mejor atención, rápidez, platos excelentes y buen ambiente.
No sólo se puede ir a comer, si no que podemos ir a tomar un cocktail y escuchar música jazz, soul, bossanova, etc.



Restaurant Rocco, Passatge Marimón 9
936030411



Diseñado por El Perro de Papel